Archivo de la etiqueta: tomate

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Baja California del Sur. Tacos de pescado

 

Se trata de unos tacos rellenos de pescado frito y rebozado, cortado en rebanadas. Se acompaña de una ensalada de col y zanahoria, cebolla cortada en tiras finas con limón y una salsa de cebolla, tomate, cilantro y chiles.

Los acompañamientos son sorprendentes de buenos, especialmente lo de la cebolla con limón. Es fácil de hacer, sólo hay que saber rebozar pescado y picar verduras, nada fuera del alcance de nadie.

Al igual que con Baja California del Norte y con la gastronomía mexicana en general, no me pareció fácil encontrar recetas de este Estado. Finalmente, la receta seguida fue esta

Decidimos acompañar el plato con una Trashy Blonde de BrewDog y fue un grandísimo acierto. Cilantro, tomate, cebolla y un poco de picante van bien con sabores lupulados. La Trashy Blonde tiene un punto refrescante que la hace una gran acompañante para este plato.

Ningún ingrediente era dificil de conseguir, pero si queréis saber en Madrid donde conseguir productos mexicanos, mirad en la sección “Donde comprar”

Próxima parada: Bahrein.

 

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Salsas y potingues: el Ketchup

Marcando mi línea gourmet verdadera, debo reconocer que una de las cosas que más me gustan son las salsas y potingues que uno puede ir encontrando por ahí. No sólo hacerlas, que también, sino comprarlas embotelladas. Debe ser lo menos sano que hay en la tierra, pero es una maravilla utilizar estas cosas. Con patatas fritas e historias así. Puede que no sea lo mejor, pero que tire la primera piedra el que nunca tome estas historias. Visto esto y visto que voy acumulando cosas de estas en mi nevera, he decidido que poco a poco iré sacando una foto para que vayamos viendo todas las historias diferentes que hay.

Como no podía ser menos, comenzaremos con la más mítica de todas y la más denostada: el ketchup

El ketchup, que todos asociamos con los Estados Unidos y su comida basura, tiene al parecer su orígen, según la wikipedia, en China y en Malasia, en una mezcla de especias y ¿peces?. Parece ser que los ingleses descubrieron esta salsa allí y decidieron llevársela a su tierra. Según parece, el tomate, que hoy es el principal ingrediente, no estaba en el origen de la receta y no fue introducido hasta el siglo XIX. El ketchup de tomate empezó a aparecer en recetarios y HJ Heinz fue el pionero, tal vez no sólo  en embotellarlo pero sí en difundirlo masivamente con grandes campañas publicitarias en las que anunciaban a las amas de casa que ya no tendrían que trabajar duramente para conseguir hacer esa salsa. Así que en el estado de Pensilvania es donde podemos ubicar la industrialización masiva del ketchup.

Y aquí estoy yo hoy, con esta botella de ketchup. De plástico, y no de vidrio como era antiguamente y como más molaba, pese a lo difícil que era sacarlo. Hay que decir al respecto que me gusta el ketchup, pero sólo el ketchup Heinz. No es por ser marquista, es porque me parece muchísimo mejor que cualquier otra variedad. Este que tengo aquí delante fotografiado no viene desde Pensilvania, sino desde Heinz Ibérica SA, en Álfaro, La Rioja. Y los ingredientes que lleva son tomates, vinagre de alcohol, azúcar, sal, extractos de especia (¿cuál?) , hierba aromática (dice “contiene apio” y nada más) y de nuevo, “especia”. Aun sin saber cuál es la especia, consuela leer que no tiene colorantes artificiales, ni aromas artificiales, ni conservadores ni espesantes.

Pues eso, muchachos, he aquí el ketchup.

Etiquetado , , , , , ,

Arroz meloso con conejo

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 26 de Diciembre de 2008

Para que no digáis que no os doy ideas y por eso vais al Burger King, os paso mi nueva hazaña. Estando un día en casa, vi en TVE el programa de por las mañanas que tiene Inmaculada Galván y allí conectaban con un restaurante de Guadalajara en el que hicieron arroz con conejo. No se me quedó la receta en la cabeza, aunque si varias cosas, por eso decidí fusionar lo que se me había quedado con partes que yo me inventé y esta es la receta que hice:

Ingredientes (para cuatro):

– Un conejo entero, con su hígado, corazón y riñones

– Una cebolla

– Un pimiento verde

– Un pimiento rojo

– Un par de zanahorias

– Un cuarto de calabaza

– Un tomate

– Un vaso de vino tinto

– Arroz

– Orégano

– Tomillo

Procedimiento:

– El día antes de comer, ir a la carnicería a comprar el conejo. Pedirle a la carnicera o al carnicero que nos lo trocee. Al llegar a casa, echar orégano y tomillo al conejo troceado, para que vaya cogiendo sabor

– Ya el día que lo vamos a comer, picamos todas las verduras y las sofreímos en una olla. Primero la cebolla a fuego lento, hasta que se va pochando, luego vamos metiendo los pimientos, la calabaza, la zanahoria y el tomate. Muy despacio

– Cuando ya lleva un rato, le echamos el conejo troceado para que se vaya haciendo

– Cuando el conejo empiece a tener color, le echamos el vaso de vino tinto. Este vaso, junto al jugo que han ido soltando las verduras, va formando un caldito. Ponemos el fuego fuerte y lo dejamos un rato para que el alcohol del vino se reduzca

– Cuando ya lleva un ratillo (5-10 minutos, siempre a ojo), le añadimos el arroz. Una taza por persona y el doble de tazas de agua, más una que le ponemos de regalo porque quedemos que quede en el punto medio entre meloso y caldoso

– Lo dejamos diez minutos y nos lo comemos. Con lo del tiempo y el arroz, pueden ser diez minutos, pueden ser once, con esto yo prefiero probar un poco o echarle un vistazo antes que ser estricto con el tiempo. Recordad que el agua no se va a evaporar del todo porque le hemos echado un vaso más. Además de esto, ya incluso tenía algo de líquido por el vino y el jugo que han ido soltando las verduras. Por cierto, en relación a esto, hay gente que me ha dicho que por qué no echar un caldo de algo para hacer el arroz. Lo que yo digo siempre es que con las propias verduras, el vino y el conejo ya se va generando ahí un caldo, por lo que con el agua basta y yo no aconsejo echar caldo

– Después, se come. Recuerden que es el hombre el que espera al arroz, no el arroz el que espera al hombre

¡Esto es todo amigos!

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,