Archivo de la etiqueta: recetas

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Arizona. Chimichanga

Creo que es complicado hablar de una gastronomía estadounidense “pura” dado que todo es una mezcla de tradiciones importadas o colonizadas. Según la inmigración mayoritaria habrá mayores o menores influencias que a su vez se irán fusionando, creando cosas particulares poco difundidas más allá de las hamburguesas.

En Arizona, la influencia mexicana hace que el plato más famoso del Estado sea este que haremos hoy

CHIMICHANGA

Ingredientes:

1kg de carne para asar (típica carne de roast beef, un bloque, también vale en filetes)

Agua

Caldo de carne

Tres cucharadas de vinagre

Dos cucharadas de chile en polvo

1 cucharadita de comino

4 tortillas de maíz

Mantequilla

Salsa picante (tabasco vale)

Crema agria

Queso Monterey Jack (imposible de encontrar, así que usamos Cheddar)

Elaboración

Lo único “complicado” es hacer la carne. Para hacerla, metemos la carne en una olla, le añadimos una taza de agua y dos de caldo, el vinagre, el chile en polvo (vale ají molido) y el comino. Lo ponemos a fuego lento durante un par de horas. Llegará un punto en el que la carne se deshaga casi con mirarla. Si lo hacemos con filetes es como hacer filetes goma (una receta familiar que sólo pongo para epatar porque no sabéis lo que es y de momento sigue el secreto en la familia). Vaya, que se deja ahí, si acaso se da una vuelta, hasta que se deshace.

Deshilachamos toda la carne y reservamos.

En una sartén derretimos tres cucharadas de mantequilla. Cogemos las tortillas de maíz, las untamos vuelta y vuelta con un pincel mojado en la mantequilla y rellenamos cada tortilla con carne y queso cortado en dados, después enrollamos cada una y la dejamos cerrada. Ponemos todas en un molde de horno y calentamos hasta que queden mínimamente tostaditas, que será cosa de diez minutos.

Finalmente vamos echando a cada una más queso si queremos, o salsa picante, crema agria o lo que os guste.

Una receta muy fácil de hacer, muy resultona y que intentaremos repetir porque el resultado fue muy bueno con poco trabajo más allá de estar pendientes de la carne de tanto en tanto.

¿Y para beber?

Una IPA suave puede valer, también una brown ale.

Conseguir los ingredientes

La crema agria no la tienen en todos los supermercados y es una pena porque es un ingrediente muy útil. Nosotros como indicamos en la sección de “donde conseguir los ingredientes” que sale por ahí arriba, la compramos en la Mantequería Alemana.

Queso Monterey Jack, lo buscamos por todas partes y no lo encontramos, así que usamos cheddar que es fácil de conseguir.

El resto de cosas, igual, son fáciles de conseguir.

Próxima parada: Arkansas

 

Anuncios
Etiquetado , , , ,

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Alemania. Sauerbraten

Tenía que pasarme con Alemania. El país donde todos tienen fama de ser perfeccionistas y hacer las cosas con sumo cuidado. Pues bien, es donde me ha salido peor la receta de todas las que llevo hechas. Esto no tiene por qué saberse porque me puedo tirar el farol y decir que salió fenomenal, ya que aquí se lee pero no se prueba. Pero la verdad es que la receta no salió bien, las cosas como son.

Esto del “sauerbraten” me resultó llamativo porque originariamente se hacía con carne de caballo. Y esto del caballo es algo que me motivaba desde hacía tiempo porque es una carne con fama de ser muy rica en proteínas y con poquísima grasa. El mundo de la carne de potro, antaño popular y ahora suena a cosa rarísima. Y con eso de empeñarme en hacerlo con caballo, me olvidé de hacerlo bien.

De lo que es el país, Alemania, creo que no hace falta decir demasiado, así que vamos con el tema.

SAUERBRATEN

Ingredientes:

1/2 kg de carne de caballo

125 cl de caldo de carne

100gr de mantequilla

3 cucharadas de pasas

Sal y pimienta

Para la marinada

1 botella de vino tinto

125 cl de vinagre

1 cebolla

1 zanahoria

1 hoja de laurel, 1 clavo aromático y pimienta en grano

Elaboración:

Mezclar todos los ingredientes para el marinado, cocerlos durante una hora y cuando se haya enfriado se introduce la carne, que debe quedar cubierta por completo. Esto se deja tres días en la nevera.

Pasados estos días se saca la carne, se seca, se salpimenta y se pasa vuelta y vuelta por la sartén. Después en una fuente añadimos el caldo de carne y el líquido del marinado, e introducimos todo en el horno durante una hora, a 200º.

Al sacarlo del horno, apartamos la carne y lo que queda del caldo lo reducimos en la sartén añadiéndole las pasas y la mantequilla lentamente.

Después se corta el asado en lonchas y se sirve con la salsa.

A priori parece fácil, pero a mi me salió mal. Creo que parte de esto es porque no encontré digamos “un bloque” de carne, sino que sólo encontré filetes de potro. Al cocinarlos y ser más finos, con los tiempos de la receta se me quedó demasiado hecho y duro. Por otro lado, el marinado creo que abusa del vino aunque esto es mi percepción particular, no se si debe o no debe ser así.

Conseguir los ingredientes:

Salta a la luz que lo más complicado de conseguir es la carne de potro, puesto que todo lo demás son ingredientes muy fáciles de conseguir. La carne de potro en La Guindalera no se puede conseguir que yo sepa, para encontrarla me tuve que ir al Corte Inglés de Goya, donde la tenían en filetes y en hamburguesas, pero no un buen trozo para asar ni nada parecido.

Se que en el pasado existían más carnicerías de caballo, ahora sin embargo parece ser que no hay tantas. Curiosamente hace poco pasé por una carnicería de caballo… ¡pero no consigo recordar donde!

Próxima parada: Alsacia

Etiquetado , , , , ,

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Albania. Tave Koshi

Desde el descanso vacacional no subía nada y toca seguir con esta vuelta al mundo de los sabores. Esto tiene siempre el handicap de que muchas recetas de las que hago son totalmente desconocidas para mí, a veces ni encuentro la receta en castellano y no se ni que es lo que tiene que salir. Esto significa que en muchos de los casos existen ciertas posibilidades de que el resultado final no tenga demasiado que ver con lo que se supone que ha de ser. Con todo, lo intentamos y lo pasamos fenomenal investigando lo que comen en cada sitio.

Y así llegamos a Albania, un país con muchos referentes para nosotros, como por ejemplo el capítulo de Los Simpson en el que llevan al niño albanés que luego resulta ser un espía comunista. No digáis que no es en lo primero que habéis pensado todos. Y luego está Enver Hoxha, el destacado líder comunista, que lío varias pardísimas en su tiempo enfrentándose con la URSS post-Stalin por no ser suficientemente de Stalin. Muchas cosejas de Albania, superficiales, pero poco conocemos más allá. Es un país con el que desde hace tiempo tengo cierta fijación pero se poquísimo.

Así que bueno, vamos con este

TAVE KOSHI

Ingredientes (para 4 personas)

750 gramos de cordero (de pierna, por ejemplo)

4 cucharadas de mantequilla

2 cucharadas de arroz

Sal y pimienta

Para la salsa de yogur

1 cucharada de harina

4 cucharadas de mantequilla

1kg de yogur

5 huevos

Sal y pimienta

Instrucciones

Cortar la carne en cuatro piezas y salpimentarlas y hornear con la mitad de la mantequilla suavemente, dándole alguna vuelta con el caldo.

Cuando la carne está medio hecha, añadir el arroz y dejar un rato que se cocine con el caldo generado.

Una vez cocinado, sacarlo y empezar a hacer la salsa de yogur

Para la salsa de yogur, saltear en una sartén la mantequilla con la harina hasta que liga bien.

Paralelamente mezclar en un bol el yogur con sal, pimienta y huevos hasta que se obtiene una mezcla uniforme y finalmente añadir la harina salteada.

Añadir la carne con el arroz y hornear todo junto durante 45 minutos

Bueno, pues lo que acaba siendo es una especie de “pastel de cordero con masa de yogurt”. Tenía que haber quedado más como un pastel más uniforme, pero aun así creo que el resultado final conseguido fue muy parecido a lo que debería haber sido. Aunque siempre hablaban de trozos de cordero enteros, pienso que habría quedado mejor con trozos más pequeños.

Conseguir los ingredientes

Todos facilísimos de obtener, en mi barrio el cordero siempre en Nuevo Silvela, huevos, harina, todo lo demás lo consigues en cualquier sitio

Próxima estación: Alemania

Etiquetado , , , , , , , , ,

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Albacete. Ajillo

Desde la lejana Alaska hasta las cercanas tierras de Albacete, la provincia que supone casi toda la comarca de La Mancha y que pese a ser muy cercana no me es tan conocida, pues apenas – para mi vergüenza – he transitado el sur de Castilla, ¡al tiempo!

Indagando en uno de mis libros he encontrado esta receta de Ajillo que al parecer es una de las cosas más típicas que se pueden encontrar por ahí y por eso me he animado a hacerla

AJILLO

Ingredientes (para 4 personas)

4 patatas

2 dientes de ajo

1 yema de huevo

1 tacita de aceite de oliva

Sal gorda

Rebanadas de pan

Elaboración

Cocemos las patatas en un cazo con agua y pan durante unos 20 minutos. Cuando somos capaces de pelarlas sin morir abrasados, lo hacemos. Y con las patatas peladas, hacemos un puré chafándolas con un tenedor y añadiendo un poco de aceite de oliva.


Por otro lado en un mortero majos los ajos pelados con sal gorda hasta obtener una pasta. Añadimos allí la yema de huevo y el puré de patatas, dándole candela hasta que quede como una crema.

Tostamos el pan y untamos el ajillo, ¡así de sencillo!

La hemos maridado con una Plan B Pale Ale, que no la podéis conseguir así como así porque es la cerveza que hemos fabricado en casa

Un video que estabais deseando y que es una jodienda porque el Albacete ha vuelto a 2ªB

Conseguir los ingredientes

Quien no tenga todos estos ingredientes AHORA MISMO en su casa, debería hacérselo mirar

Próxima estación: Albania (aviso, esto ya será después de las vacaciones, que empiezo la semana que viene, intentaremos probar cosas buenas por los mundos que visitemos)

Etiquetado , , , , , , ,

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Alaska. Salmón asado con hinojo y limón

Alaska, que no la cantante Olvido Gara, Alaska, ese pedazo de tierra en el confín del mundo, con su famoso Doctor y el chico de la peli de Sean Penn al que le dio por vivir una vida salvaje y terminó muriendo por no encontrar un puente. Siempre nos viene la imagen de ese territorio casi virgen en el que viven yankis desplazados con su rifle y su camisa de franela. Y sin duda para los aventureros Alaska significa territorios desconocidos, naturaleza virgen y gracias a Bush muchas perforaciones petrolíferas, larga vida a los Estados Unidos de América.

En fin, ¿qué tenemos en Alaska? Pues al parecer, mucho salmón, el alimento estrella de esta gastronomía de tierras del frío. Así que vamos con una recetilla de salmón a ver si gusta. Esta receta la saqué de una revista Altaïr

SALMÓN ASADO CON HINOJO Y LIMÓN

Ingredientes (para 4)

1 salmón rojo entero (2kg de peso aproximadamente)

Aceite de oliva

2 bulbos de hinojo picado fino

2 cucharadas de semillas de hinojo

3 limones (2 en rodajas, 1 en zumo)

6 dientes de ajo

1/2 litro de vino tinto

Perejil, sal y pimienta

Elaboración

En una fuente de horno echamos un par de cucharadas de aceite. Añadimos la mitad del hinojo picado, rodajas de limón, las semillas de hinojo y el ajo, formando un lecho.

Salpimentamos el interior del salmón e introducimos el perejil, poniendo después el pescado en la fuente. Rociamos con el zumo de lmón y un poco de aceite de oliva y añadimos el vino.

Introducimos todo en el horno cubierto con papel de aluminio para que el salmón no se seque. A los diez minutos, se riega el salmón con el jugo del fondo.

Se deja en el horno unos 25 minutos y listo

¿Y para beber?

Lo que tiene el salmón es que es un pescado que si te despistas es casi un filete, no tanto como el atún pero vamos, así lo veo yo, una carne del mar. Este plato tiene su movida porque no tiene sólo el pescado, además el sabor del hinojo se nota y bueno, ¡¡lleva vino!! Maridar cerveza y vino, no me digas más. Me la juego por una Dunkelweizen, o sea, una de trigo oscura. Por no marear y decir una muy fácil de conseguir, la Franziskaner de etiqueta roja. Aquí sigo con mi movida trigo con pescado pero tal vez con el salmón y el sabor que deja el vino vaya además bien el rollo tostadito y un poco caramelizado de esta variante.

Conseguir los ingredientes

El salmón lo conseguimos en los mercados. En el de La Guindalera en pescadería Cortizo siempre tienen de lo mejor. Hinojo en el mismo mercado. Aceite, limones, vino tinto, perejil, sal, pimienta, en cualquier parte. Las semillas de hinojo las conseguí en el Herbolario Guindalera, en la C/Eraso

Venga, que lo estábamos deseando

Próxima estación: Albacete

Etiquetado , , , , , , , , ,

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Aguascalientes. Rollo de guayaba con cajeta y nuez

El Estado de Aguascalientes, uno de los estados más pequeños de México, un sitio del que no se nada más allá de qué el Necaxa es el equipo de fútbol de allí. Mi primera incursión en la apasionante gastronomía mexicana y como no tengo entendimiento me da por dedicarme a los dulces y complicarme la vida yo sólo. Tela marinera muchachos.

ROLLO DE GUAYABA CON CAJETA Y NUEZ

Ingredientes (para sacar una cantidad indefinida, dada mi inconsciencia)

2 kg de guayaba

1 kg de azúcar

1 bote de dulce de leche

Nueces picadas

Elaboración

Lo que viene siendo hacerlo es fácil así escrito. El tema es echarle horas.

Cogemos las guayabas, les cortamos los culos al estilo guerrilla con machete y luego las cortamos en cuartos. Esos cuartos los metemos en una olla con dos vasos de agua (no ha de llegar ni a cubrir) y lo ponemos a cocer durante una hora.

Transcurrido ese tiempo lo metemos todo dentro de la licuadora y lo batimos. Después pasamos por el pasapurés, que es una cosa de lo más interesante que hay porque haces ejercicio y te pones , como diría el Jeffry, cachascas.

Todo el líquido resultante, pasado por el pasapurés, lo devolvemos a la olla y le vamos añadiendo el azúcar. Y luego a remover y remover hasta que veas que no va a haber un mañana. Así es como formamos el dulce de guayaba, que ha de ser algo similar al membrillo de alguna manera . ¿Cuándo parar de remover? Cuando esté suficientemente espeso. Y eso dicen que es cuando al remover ves el fondo de la olla. También dicen que es cuando puedes dejar una cuchara de madera y se queda tiesa. Esto viene a ser como dos horas.

Aquí es donde el tema se complica, aquí está toda la movida central de esta historia. Si te quedas corto de azúcar, lo vas a tener tan líquido que no te vale para nada. Pero si te pasas de azúcar en cuanto lo saques vas a sacar unas placas de guayaba que son ideales para fomentar la caries infantil. Estoy por irme al colegio Natividad de Nuestra Señora de al lado de mi casa y repartir todos los caramelos de guayaba que tengo en casa, porque, sí, aquí hicimos la cagada doble. Primero lo dejamos muy blando y tan blando estaba que nos pusimos a meter azúcar como si quisiésemos resucitar a Porculio, hasta que quedó un arma arrojadiza tremenda. Fascinante. El problema es que las cantidades de azúcar que se encuentran son orientativas y además no hay un consenso, algunos dicen que ha de haber la mitad de azúcar que de guayaba, otros que la mitad de azúcar que el peso de la guayaba una vez licuada junto al agua… al final lo que hace falta es tener ojo y cuando no lo has hecho nunca, no lo tienes.

El caso es que la cagamos y nos pasó todo lo del anterior párrafo. Pero como soy un tipo tenaz, volví a la carga, a echar azúcar y demás hasta que quedó aceptable. Así que sigamos por ahí. Con todo removido durante horas hasta que ha quedado lo suficientemente espeso, ni duro ni blando, seguimos adelante. Extendemos un poco de papel de horno (¿papel encerado? no se si es lo mismo), que es este rollo de papel que hace que las cosas no se peguen, y extendemos encima el dulce de guayaba. Después dejamos enfriar.

Cuando se ha enfriado un poco (una hora) extendemos encima el dulce de leche, que es lo que los mexicanos llaman cajeta, y las nueces que habremos picado.


Y luego vamos haciendo rollos y eso vienen a ser los rollos estos. Una bomba mortal. Una cosa dulce-que-te-cagas. Es sabroso, sí, pero para el trabajo que da y lo difícil que es conseguir la materia prima, no se si compensa.

¿Y para beber?

Me tiro de cabeza a por una Barley Wine con este postre, creo que ese rollo “copa” le va fenomenal a este plato tan dulce, además con el dulce de leche puede ser una mezcla sensacional. Alguna cerveza de las que han tenido su paso por barrica también sería cosa buena, como una Paradox de BrewDog

Conseguir los ingredientes

Al leer la palabra guayaba pensé que con todos los latinoamericanos que pueblan esta ciudad, algo encontraría de esta fruta. Pero no es tan fácil. En las tiendas latinas de mi alrededor nadie tenía. Me acerqué al mercado de Ventas a ver si había y me llevé la sorpresa de que la cantidad de frutas exóticas ha disminuido drásticamente. ¿Será la crisis? Antes ir a este mercado estaba curioso porque había muchas más cosas, pero ahora te encuentras con veinticinco fruterías y todas tienen lo mismo. Tal vez han pensado que ante la situación lo mejor es quedarse con las frutas “de siempre”, pero yo creo que sale adelante quien destaca. En fin, iré a este mercado sólo para la casquería, que es lo que no tengo alrededor.

El caso es que al final la Reina tuvo que ir al Carrefour de San Sebastián de los Reyes y al Alcampo de Alcobendas, de vuelta del trabajo, a conseguir esta fruta. No había suficiente cantidad por lo que hubo que ir a los dos. Y a un precio de escándalo, 10€ el kg.  Vaya, que la guayaba no es tan fácil de conseguir ni tan accesible como imaginaba.

El resto de ingredientes, por el contrario, son más fáciles.Nueces encuentras en cualquier sitio, dulce de leche tienen también en muchos lugares ya y azúcar toda persona que merezca vivir tiene en su casa siempre.

En Aguascalientes tienen una tradición llamada “pelea de gallos”, que no es lo que os pensáis, sino un baile

Próxima estación: Alabama

Etiquetado , , , , , , , ,

Membrillo

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 30 de Octubre de 2009

No se si sabéis que ahora es la temporada de membrillo. El membrillo, no haría falta decirlo, es un fruto , que viene del árbol también llamado membrillo o membrillero, o ya puestos Cydonia Oblonga. El fruto este está bastante duro. Además de sus utilidades alimenticias sirve para dar buen olor a la ropa

Como nadie se come un membrillo a pelo (o poca gente) a lo que llamamos mebrillo es al “dulce de membrillo” que todos conocemos.

El caso es que a mi me gusta el dulce de membrillo y me dio por predicarlo por ahí. Y ahora, si quieres caldo toma tres tazas, me encuentro en mi nevera con tres dulces de membrillo de diferente procedencia. Por afecto a quienes me lo han entregado tengo el compromiso de comérmelo todo, pero es tarea difícil, queridas amigas, porque ¿qué se puede hacer con tanto membrillo?. Todo el mundo toma el membrillo con queso, que es quizá lo más famoso. Pero comer membrillo con queso puede llegar a cansar. Ya lo tomo hasta con las tostadas por la mañana, pero por más que como me siguen quedando unas cantidades de membrillo exageradas para una persona humana.

Así que el otro día se me ocurrió darle otro uso. Y como se que hay muchas personas anónimas por ahí sufriendo la invasión del membrillo, como se que muchos de vosotros también recibís a diario tarteras llenas de dulce de membrillo casero y como se que estáis desesperado, os comunico lo siguiente: el membrillo rinde muy bien en la ensalada.

Al loro:

– Una bolsa de esas de lechuga con zanahoria de marca con nombre francés (que también me regalaron, normalmente yo lo compro todo por separado)

– Un poco de queso herreño canario cortado en tacos (el queso este es el que usé porque lo compré en Canarias el pasado mes de Septiembre, pero valdría con cualquier queso)

– Jamón ibérico picado (ahora voy a hacer publicidad, lo compro en “Nuevo Silvela”, la mejor tienda de embutidos de La Guindalera, calle Francisco Silvela 58, te lo dan ya picado)

-Aceite de oliva virgen extra (rechace usted cualquier sucedaneo)

-Vinagre de Módena

– Sal, porque la ensalada, ya se sabe: salada, poco vinagre y bien aceitada

– Y por supuesto, dulce de membrillo

El tema es muy sencillo. Es una ensalada normal y corriente, pero al removerlo todo, el dulce de membrillo, que es pastoso como sabemos, se va mezclando con el aceite y el vinagre, por lo que acaba saliendo un aliño de contrastes dulces y salados que es una maravilla.

Y lo mejor es que todo esto os lo digo ¡gratis!

Etiquetado , , , , , ,