Archivo de la etiqueta: raciones

Pinchos de tortilla: La Catapa

Descubrimientos casuales. Son los mejores. Ir a un sitio, encontrártelo cerrado por vacaciones. El siguiente sitio igual. Maldición ¿no puedo tomarme un pincho de tortilla en ninguna parte en este puto mes de Agosto más caluroso de la historia mundial?. Y de repente ves la puerta y entras en La Catapa.

Mare de deu senyor. ¡Qué pincho! Entra muy alto en la clasificación, la verdad, tanto que voy a tener que alternar con mi sitio fijo. Que me perdonen pero teniendo esto tan cerca no queda otra, al ladito de la oficina oiga usted.

Le ponen encima un pimiento rojo. Hay otra opción sin pimiento. Va encima y no dentro, por lo que no es gran problema para los que no les guste el pimiento.

En fin, descubrimiento glorioso. Si saben de más sitios con grandes pinchos de tortilla pues me avisan, claro.

La Catapa

C/Menorca, 19

Barrio de Ibiza/Retiro (Madrid)

Metro: Ibiza o Goya

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Tabernas: Montes de Galicia

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 11 de Marzo de 2010

Montes de Galicia

http://www.losmontesdegalicia.com/

C/Azcona, 46

Metro: Diego de León (L4, L5, L6), Ventas (L2, L5)

El tapeo es un arte selecto que sólo se ejerce medianamente bien en algunas provincias. La amenaza más grave que recibe es la de la falsa promoción. Ahora Ferrán Adriá, de tanto en tanto, habla de las tapas, pero ¿qué sabe de las tapas? En realidad no tiene ni idea, porque es catalán y en Cataluña no hay tapas. Así que dice que la tapa es revolucionaria porque consiste en “comer de pie”. El vocero gastronómico del estado, elegido por no se sabe quien, dice esto y se queda tranquilo. Otros voceros gastronómicos del estado son cocineros vascos. Los vascos comen muy bien y saben más de tabernas (herriko o no) que los catalanes, pero el arte vasco gira en torno al “pintxo” y el “pintxo” no es una tapa. El “pintxo” es cocina en miniatura en general de gran calidad y sabor, ir de “pintxos” es un placer gastronómico inigualable, pero no es ir de tapas.

Lo que sucede es que los cocineros de vanguardia se ponen de moda y la moda la siguen los modernos. En Madrid también hay modernos que abren las puertas de locales repulsivos pero como siguen a la moda y quieren estar a la altura de los popes de la gastronomía, ser creativos y demás, abren tabernas en las que no dan tapas. Si acaso algún artículo de suplemento de tendencias de los viernes les alabará la gracia diciendo que han superado a los locales de toda la vida sin chispa ni diseño super chulo. Así nos encontramos con que en barrios tan castizos como Lavapiés o Malasaña, al ser barrios llenos de modernos, es tarea harto complicada encontrar locales de tapas medio decentes. Eso sí, pizarras super guays con cartas de vinos muy completas. Pero hundiendo a la taberna madrileña, o intentándolo. Prueba a tomar cañas por la Gran Vía, la calle de Madrid en la que no hay nada madrileño más que un par de tiendas de ropa o pieles antiguas.

¿En qué consiste el buen tapeo? Lo primero, la tapa es gratis. Si no es gratis, no es tapa. Hay cosas que son como son y lo que no es así sale de lo que decidimos los talibanes. Los talibanes podemos ser muy chungos con esto. Habrá lugares en los que llamen “tapa” a cosas que no son gratis y sus lugareños dirán que “en mi pueblo esto siempre se ha llamado tapa y lo hemos pagado”. Lo lamento profundamente, pero en tu pueblo no dan tapas.

Siendo la tapa gratis, lo que le pedimos para encumbrar a un local es cantidad, calidad, variedad y buen precio de la caña. Evidentemente hay un escalón básico que debemos agradecer siempre, es el clásico canapé con chorizo o las cuatro patatas all-i-oli con dos palillos. Bien, es un punto donde comenzar y al menos salvas la honra con eso. Cacahuetes u olivas, sin más, insultan a nuestra inteligencia. Si queremos poner una taberna en el olimpo, evidentemente me tiene que dar tapa con la caña, pero además la cantidad debe ser significativa. Que pueda cenar a base de tapas es básico. Lo segundo que pedimos para alzarse en el podio es cantidad. Conocemos locales de tapas de gran cantidad e ínfima calidad y les reconocemos su mérito, pero para aspirar a lo más alto dame calidad. Lo tercero es la variedad, porque si pido caña y me sacas siempre la misma tapa, al final me canso. Sorpréndeme, dame una, dame otra, con cada caña una sorpresa. Y por supuesto, no me hagas trampa, la cerveza no debería valer más de 70 céntimos por si sola. Si me la cobras a 1’20 entiendo que me vas a dar tapa y lo celebro. Si me cobras ya a 2 euros, a no ser que hablemos de grandes jarras, no te excuses.

¿Existen en Madrid locales de tapas decentes? Existen unos cuantos de los que podemos hablar por aquí y que difundiremos. Tener una estrella mitxolín es ya señal de que en ese local por lo menos te darán algo . Tener dos es buena señal, seguro que destacan en algo, o bien en cantidad, o bien en calidad, o bien en lo que sea menester. Tener tres estrellas mitxolín significa ser la caña más absoluta, calidad, cantidad, buen precio, variedad, todo lo que le pides a un bar. Pero ¿cuántos bares existen que merezcan tal reconocimiento? ¿Cuántas tabernas merecen su entrada en el salón de la fama? No demasiadas, pero las hay. Y cuando las encuentras y te das cuenta del hallazgo vale la pena todo el esfuerzo, es para llorar de alegría.

Uno de estos locales es el “Montes de Galicia”. En la calle Azcona, podemos decir con toda tranquilidad que hasta que no se demuestre lo contrario estamos hablando del mejor bar de La Guindalera y de los mejores de Madrid. Ahí es nada. Esto es lo que nos pusieron de tapa con UNA caña:

Un revuelto sensacional y estos canapés tan ricos. En la segunda tapa un plato de magro de cerdo de tamaño significativo. El precio de las cañas está dentro de lo normal, 1’20 si no recuerdo mal. De este lugar con un par de cañas puedes salir cenado. El camarero, Ángel, es atento, simpático y del Atleti, cosa que también hay que mencionar.

Nos atrevimos a probar también las raciones (las raciones sí se pagan, la tapa no) aunque no fuese necesario. Probamos croquetas de boletus y jamón y una tosta de gulas con gambas y all-i-oli, todo estupendo.

El veredicto no puede ser más favorable para este local. Repito, es probablemente el mejor bar de La Guindalera y de los mejores de Madrid. Animo a todos los de la zona a que se metan en la pelea, porque yo de momento no tengo dudas, si alguien me pregunta por un local en el barrio este es uno de los imprescindibles. Lo único que pido es que no sucumba por el éxito. Hay muchos locales que ganan fama, se llenan y al final acaban perdiendo potencial. Lo difícil es mantenerse, pero confío en que este local pueda hacerlo.

Ah, además tienen restaurante y dicen que muy bueno, y otro local en Barrio del Pilar

Etiquetado , , , , , , , ,

Tabernas: Chigre El Campero

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 10 de Agosto de 2009

Chigre “El Campero”

C/Pilar de Zaragoza, 69

Metro: Diego de León (L4, L5, L6)

Después de tener unos meses abandonada esta guía gastronómica gourmet (me prometí poner al menos una reseña al mes  y llevo cuatro sin poner…) vuelvo con uno de los locales que pega fuerte en mi barrio. Está en la calle Pilar de Zaragoza, que no es la calle más concurrida de la zona, y los viernes y sábado está lleno hasta la bandera. Garito en calle no principal lleno de vecinos = éxito seguro.

El local se llama Chigre “El Campero”, que no “El chigre campero” (como lo llama casi todo el mundo), siendo chigre la palabra asturiana para taberna, tasca o como queramos llamarlo. Se imaginarán con esta explicación que el lugar es un asturiano, sí, aunque es peculiar.

De entrada mola, porque por la decoración que tiene (radios antiguas, techo de madera) parece un bar de pueblo del norte. Es un local bien grande, en realidad son dos locales anexionados, con su barra y una zona de mesas. Además tiene un sótano en el que creo que había futbolín (ahí sólo he estado de pasada) (por cierto, reivindico el futbolín para todos los bares que abran, deberían hacerlo obligatorio o si no fuera licencia). Las paredes están llenas de parafernalia astur, la bandera se repite en todos los paneles. Hay que reconocer a los asturianos su gran aporte a Madrid en lo que se refiere a las tabernas, porque hay unas cuantas, muy nacionales todas y todas buenas.

Tiene una selección musical que acojona, porque lo mismo te ponen una ópera que un hiphop pasando por grandes éxitos yeyes, los números uno de los Cuarenta, o clásicas canciones de amor, del tipo “Como yo te amo nadie te amará”.

¿Y por qué pongo todo esto? Porque estoy hasta las narices de que en el OnMadrid y todos esos suplementos se pasen juzgando la calidad del local porque un decorador pijo se lo ha adecentado o porque tienen un pinchadiscos fijo, claro, luego te ponen unas raciones de mierda y te roban la cartera, y como más de la mitad de los madrileños son tontos del culo, pues allí que van.

Dicho esto, vamos a lo que importa: el comercio y el bebercio. De bebercio, una cosa sin duda destacable es que ponen cañas a ¡0’70!. Además son cañas de Alhambra, que es mejor que la Mahou (aunque menos entrañable). Venden también botijos, que ya se encuentran en pocas partes, lo que hace de este sitio un gran lugar para nostálgicos. Por supuesto, dada su condición de asturiano, no falta la sidra, habiendo de grifo o en botella, que te la dan con el mítico pitorrillo para los que no saben escanciar, que son la mayoría.

De comercio: siendo honestos, su punto negativo es que no dan tapas más allá de unas olivas con cebollitas en vinagre. Esto sin duda, siendo Madrid, es casi un pecado mortal. Por suerte se compensa esto con lo baratas que son las cañas y las raciones. Teniendo en cuenta que la caña está a 0’70 y no 1’20 como en todas partes, casi entiendo que no den más que las aceitunas, compensa lo uno por lo otro. De raciones, las clásicas de los asturianos, como patatas al cabrales, a 3 euros un buen plato. Y huevos estrellados en cazuelitas a unos 7 euros, de muy buen tamaño. También chorizo a la sidra, el típico, el que nunca falla. No sólo de raciones vive el hombre, también se pueden comer carnes muy variadas y pollo de corral, todavía no hemos probado nada de esto pero sí lo hemos visto y al menos por aspecto y olfato tienen una pinta sensacional.

Es este un gran lugar para niños y mayores, un sitio sobretodo para ir a tomar raciones con los amigos por un muy buen precio

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Tabernas: Espartero

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 25 de Marzo de 2009

Espartero

C/Ibiza, 38

Metro: Ibiza (L9)

La verdad es que siempre en las revistas estas de tendencias hablan de bares y zonas de tapeo que reciben demasiado bombo y que están muy alejadas del común de los mortales, muchas veces geográficamente (ya que todo se concentra, según esas revistas, en el centro) como mentalmente (¿qué es eso del “afterwork”?).

En realidad, pocos barrios de Madrid no tienen algún sitio interesante para el tapeo. Curiosamente, una de las zonas por las que discurre mi existencia, el barrio de Ibiza, tiene cositas bastante majas.

Uno de estos lugares es el “Espartero”. Este sitio merece una mención especial porque se hizo hueco con mucha discreción y sin demasiadas pretensiones y ya se ha ido asentando. No es el sitio más popular de la zona (porque no está en el eje Menorca – Lope de Rueda, donde se concentra la artillería pesada), pero es uno de los que vale la pena recomendar.

Si uno puede soportar la enorme rojigualda que tienen en la puerta y todas las estampas que tienen de santos, el resto del camino es muy fácil. Es este un sitio para el cañeo distendido. Tienen también sidra de grifo, que goza en este sitio de tanta fama como la cerveza. Los precios de las cañas están en la media, ni baratos ni caros. Dan siempre un par de platos de tapa que no son de tamaño abrumador, pero están bien. Esto tenemos que seguir mencionándolo porque en todos esos sitios del mentado y puto “afterwork”, ahora parece que los castellanos de bien tenemos que pedir raciones, que se acabó la armonía y la cortesía hostelera, el aperitivito de rigor, que debería ser santo y seña de un bar en nuestra urbe.

A nivel de raciones van bien surtidos y la relación calidad/precio es notable. Tienen patatas combinadas con distintas cosas, así como revueltos variados, además de las típicas raciones que nos gustan a todos (bravas etc).

Este sitio no es sólo bar, es también restaurante, especializado en carnes. Los encargados del local proceden de América del Sur y para pegarse una buena cena tienen varias combinaciones de parrillada, de composición variada . Cuando hemos ido allí los camaradas y un servidor, hemos pedido distintas parrilladas y hemos quedado siempre satisfechos en nuestra suprema gochez. El precio de esto ya es considerablemente bueno, por 15 euros se puede salir más que bien cenado del lugar.

Así que ya saben amigas, la Guía Mitxolin les aconseja un nuevo lugar para llenar la pancha por buen precio. Que no se diga.

Etiquetado , , , , , , , , ,

El Penedillo, alias “El Guarro de Vallekas”

Publicado originalmente en Guaschibo, 11 de Diciembre de 2005

Avenida Monte Igueldo, 80

Vallekas, Madrid

Metro: Puente de Vallecas

Hacía tiempo que no les reseñaba un local , así que hoy les hablaré de uno de los míticos. Encaja dentro de la tendencia de buena cantidad y precio y dudosa calidad, pero póngase usted hasta las trancas. El Penedillo, también conocido como “El Guarro”.

Es uno de los locales más celebres de Madrid. Si no todo el mundo ha ido, al menos todo el mundo ha escuchado hablar de el, cuál puesto mitológico.

Situado en la Vallekas profunda (en la parte de Puente de Vallecas, no Vallekas Pueblo), andando todo Monte Igueldo hacia abajo, llegamos al Bar Restaurante Penedillo.

Una vez allí, según abrimos la puerta el aceite empieza a rezumar por doquier y ya se siente adherido a los poros. Normalmente habrá mucha gente, por lo que tocará esperar a que nos sienten. Si se llega pronto y bien (a las 9 es una hora prudente), nos sientan antes. Si no te sientan antes, siempre puedes esperar tomando una cañita. Te ponen una tapa más que decente acompañando.

Cuando te asignan sitio, toca elegir. La oferta consiste en una gran cantidad de productos, prácticamente todos de pura fritanga, a precios entre 3 y 4 euros. Parrillada, Butifarra, Morcilla, Chistorra, Calamares, Croquetas, Bravas, Alitas de Pollo, Oreja, Patatas All-i-Oli (Ali Oli, como escriben aquí los castellanos)… a parte de embutidos varios y quesos.

En el plano de bebidas, lo suyo es pedirse jarritas para compartir, sean de cerveza, sangría, tinto de verano, kalimotxo, ¡incluso agua!. Es la bebida lo que más encarece la cosa, y aun así no es especialmente cara si comparamos con otros lugares.

Destaca en un plano principal el tamaño de las raciones, es algo exagerado. Casi todas van acompañadas de patatas fritas, por eso personalmente yo sólo aconsejo pedir bravas o all-i-oli si se tiene verdadero interés en probar la salsa, porque lo que son patatas fritas vas a tener por todas partes. El precio es de risa, como decía antes, 3 o 4 euros.

La calidad no es la más alta del mercado. Deben tener en algún sótano secreto freidoras como aquellas piscinas de plástico que estuvieron en auge a principios de los 90, sólo que con algun revestimiento capaz de soportar tanto aceite hirviendo. Además sospecho y sospechamos todos que el aceite lo cambian poco, hay veces que las patatas fritas saben a pescadito frito, lo cuál es sospechoso si no has pedido peces…

La escasa amabilidad de los camareros y la masificación del sitio son otros dos factores a tener en cuenta.

Con todo, como les decía, se trata de un lugar mítico y digno de conocer, a donde acudir cuando lo que se quiere es comer hasta reventar por poco precio y sin importar el qué.

Ah, ¡también hay ensaladas!. Alguien las habrá pedido alguna vez, seguro.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,