Archivo de la etiqueta: pimentón picante

Coliflor al ajo (y guindilla y pimentón picante)

El grupo de consumo de La Guindalera nos proporciona muchas verduras a las que hay que sacar partido, aunque sean algo tan aburrido como una coliflor (que para mí es de las verduras más aburridas).

La coliflor al ajo es, al parecer, un plato tradicional madrileño. Es dificil hablar de gastronomía madrileña dada la multitud de gente que vive en el área metropolitana, de diferente procedencia, pero bueno, tiene sus platos históricos que van lógicamente ligados a la gastronomía tradicional castellana en general.

Este plato lo leí en algún libro y el tema es el siguiente. Haces la coliflor. O bien la cueces o la haces al vapor. Nosotros somos muy de vapor, será por los onsen o por el barco. Por otro lado en una sartén pequeña pones un dedo de aceite (de oliva, redeu), echas cuatro o cinco dientes de ajo (y al que no le guste el ajo es un animal), un par de guindillas y cuando se está dorando todo, añades una cucharada de pimentón picante, lo remueves A TODA LECHE y apagas.

Las coliflores al vapor las repartes en los platos y después este aceite con ajo, guindillas y pimentón lo viertes por encima.

La receta tradicional es con ajo nada más, pero ajo va bien con guindilla y pimentón picante va bien porque nosotros lo valemos.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Amazigh. Escaldón de Gofio

Hoy vamos a hacer un acercamiento – muy tímido, todo sea dicho – a una cocina de un pueblo, el pueblo amazigh, que ha pasado por muchas vicisitudes , los amazigh. Los amazigh , popularmente conocidos como “bereberes”, son los pertenecientes a una serie de tribus o grupos del norte de África. Son también los habitantes originales de las Islas Canarias. Ahora su población es bastante reducida y se limita a determinadas áreas de dicha zona, pero llegaron a abarcar todo desde Canarias hasta Egipto.

Es un pueblo sobre el que me gustaría conocer muchas más cosas porque aunque siempre he sabido de su existencia pocas veces he profundizado demasiado.

La receta que vamos a hacer hoy es bastante simple y todavía se consume mucho en las Islas Canarias, a ver si soy capaz de hacerla medianamente bien.

ESCALDÓN DE GOFIO.

Ingredientes

– Gofio (harina de cereales tostada, muy popular en las Islas Canarias)

– 1 litro de caldo, el que nos guste

– 2 dientes de ajo

– 1 guindilla

– Pimentón picante

– Sal

– Perejil

Elaboración

 

Hervimos el caldo, que lo tendremos hecho previamente. Después lo ponemos en una cazuela de barro y le añadimos el perejil picado y el gofio. Este lo iremos poniendo poco a poco hasta que espese con el caldo.

En un mortero majamos el ajo, la guindilla y el pimentón picante y este majado lo sofreímos en una sartén rápido hasta dorar los ajos, removiendo mucho para que no se agarre el pimentón.

Todo eso lo añadimos al gofio y lo removemos.

Esto es básicamente. Es un plato nutritivo y fácil, una especie de papilla que puede ser plato único o guarnición, aunque debo decir que si bien he comido gofio unas cuantas veces no acabo de hacerme demasiado entusiasta del mismo.

 

Conseguir los ingredientes

Esta puede que sea la parte difícil y es que no tengo ni idea de donde conseguir el gofio en Madrid, si alguien lo sabe que lo diga. Resulta que en un viaje a Tenerife me compré una bolsa enorme y he ido tirando mucho tiempo haciendo experimentos. El resto de ingredientes, como sabéis, no pueden faltar en los hogares decentes.

Próxima parada: Amazonas (Brasil)

 

Etiquetado , , , , , , , , ,

Alubias palmeñas “Bombita Rodríguez”

O como sacar partido de todo lo que hay en casa y hacer un plato de legumbres que te deja anonadado

 

Pues hoy vamos a ver como sacar rendimiento a todas las historias que hay por casa. No es que sea una cosa muy creativa ni trabajada. El caso, niños y niñas, es que hay que comer legumbres, que son algo buenísimo, y tomar platos de cuchara cocinados a fuego lento, porque eso hace que la vida mole más.

Ingredientes

– Alubias palmeñas, un puñado por persona y otro para la olla, según la Güeli Ruperta, mi bisabuela.

– Una yuca

– Una patata

– Una zanahoria

– Una cebolla

– Dos dientes de ajo

– Un tomate

– Unas manitas de cerdo

– Un chorizo de orza

– Una salchicha bockwurst

– Pimentón de la Vera picante

– Pimienta negra

– Sal gorda

– Manteca de cerdo

Conseguir los ingredientes

En este caso todo eran ingredientes que por uno u otro motivo andaban por casa y que decidí utilizar para esto.

La cebolla, la patata, los ajos, los tomates, la sal y la pimienta negra es algo que presupongo que todo ser humano razonable tiene. También pimentón de la Vera, dulce y picante.  Todo esto lo venden en cualquier parte, nosotros lo compramos o en el Eroski de Francisco Silvela o en el Mercado de La Guindalera. El pimentón de la Vera concretamente lo compramos en una tienda en Riaza (Guadalajara).

Manteca de cerdo conviene tener, en la carnicería del Mercado de La Guindalera la venden en bloques. Conviene tener porque uno es castellano y es algo que debe ser así. Para determinados guisos da una jugosidad diferente. E insana. Que más da.

Las alubias palmeñas las compramos también en el mencionado Eroski.

La yuca es un tubérculo similar a la patata que teníamos en casa por otro motivo. Lo venden ya en Madrid en muchas fruterías. Nosotros esta la compramos en el Mercado de La Guindalera.

La salchicha bockwurst es un tipo de salchicha alemana ahumada, muy larga. Esta la compramos en el Lidl de Prosperidad porque hicimos una raclette y todavía andaba por casa.

El chorizo de orza, viene a ser un chorizo conservado en aceite que se guardaba en orzas, unos recipientes de barro. Este en realidad no iba en orza, iba en vidrio, pero ya por el método de conservación se queda con ese nombre. Estos los compramos en Motilla del Palancar, Cuenca, en una parada que hicimos. En tiendas de productos artesanales los suelen tener en Madrid.

Las manitas de cerdo las tienen en cualquier carnicería. Las que usamos las compramos en Riaza (Guadalajara) esperando darles algún uso, pero en cualquier carnicería de barrio las puedes encontrar.

 

Elaboración

Esto es tan fácil de hacer que da susto. La tarde anterior se dejan en remojo las alubias y se olvida uno de ellas. Si alguna queda flotando, las hunde a toquecitos. Esto no es imprescindible pero a mí me gusta hacerlo. Luego nos olvidamos de ellas, dormimos plácidamente y demás.

Al día siguiente, como tres horas antes de comer, nos ponemos al tema. En la olla que vayamos a utilizar echamos dos cucharadas de manteca de cerdo y freímos ahí mismo el chorizo. Buenísimo para el colesterol, para que suba. Luego reservamos el chorizo, pero en la grasa que queda echamos la cebolla y los ajos que tendremos previamente picados y un poquito después, cuando se doren, el tomate picado. Al cabo de unos minutos echamos un par de cucharadas de pimentón picante y removemos rápido para que no se queme.

Lo dejamos así un ratito y añadimos la yuca, la patata y la zanahoria cortados en gajos. Si se hace en plan abuela lo suyo es ir “cascando” sobre la propia olla, una vez pelado todo. Cuando ande todo por ahí, se le dan otro par de vueltas.

Después añadimos las manitas de cerdo (si en la carnicería nos las han troceado, mejor. Conviene “blanquearlas” previamente, es decir, darles un hervor por separado y luego meterlo en agua fría, no se para que se hace esto, en todo caso a mi se me olvidó) y le damos un par de vueltas con todo, añadiendo la pimienta.

Hecho esto, incorporamos las alubias y echamos agua HASTA CUBRIR. No pasarse porque si uno se pasa queda todo muy acuoso. Cubrir lo justo es suficiente o un poquito menos. Esto lo digo pero luego la suelo cagar.

Luego lo dejamos ahí hirviendo a fuego lento durante un par de horas o más. Nos vamos a jugar al Mafia II a la Play y de vez en cuando nos pasamos a darle un meneo. Lo del Mafia II y la Play no es imprescindible, esto sólo que lo hagan los que lo tengan. Cuando llegue el momento, cosa que yo calculo con el método de comerme una alubia, añadimos el chorizo que habíamos reservado y la salchicha Bockwurst, a la que le hacemos un par de agujeros para que no explote ahí dentro, dejándolo cinco minutos más.

Se puede hacer en olla exprés, pero a mi no me gusta la olla exprés desde que vi un corto llamado “Exprés”. Además es fantástico el placer de hacerlo a fuego lento y que la casa vaya cogiendo olor, a mi me pirran estas cosas. Tardas menos con la olla exprés pero no tiene la misma gracia. Eso va en cada uno, claro.

 

Para acompañar, nosotros nos decantamos por una Leffe Radieuse, que es la cerveza que veis en la foto y que compramos en El Cervecero.

 

El nombre de “Bombita Rodríguez” es por su pesada digestión, ciertamente. Y por Bombita Rodríguez, claro

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,