Archivo de la etiqueta: microbreweries

Domus, cerveza artesanal castellana (de Toledo, para más señas)

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 23 de Febrero de 2010

Hay un Michael Jackson que me merece más respeto que el célebre cantante. Se trata del llamado “beer hunter”, el cazador de cervezas. Un hombre inglés que dedicó su vida al conocimiento y la cata de cervezas y whisky. Su buena vida terminó cuando contaba con 65 años, en el año 2007.

Su aporte al mundo de las cervezas fue fundamental, aunque por estos lares apenas tenga trascendencia. No sólo conocía todas las grandes empresas cerveceras del mundo y todas sus modalidades. También dio a conocer de manera significativa el movimiento de “microbreweries”, las microcerveceras. Originalmente las “microbreweries” surgen en Inglaterra como estas pequeñas compañías que hacen de manera limitada y artesanal cervezas de tipo “ale”. Este movimiento se fue extendiendo y ahora cuando hablamos de microcerveceras nos referimos a pequeñas compañías que hacen cerveza de manera limitada y alternativa, puede ser artesanal o no, tradicional o no, pero siempre con algo especial. Este movimiento es enorme en Inglaterra y también en Estados Unidos.

Acercándonos geográficamente, en los límites estatales, lo cierto es que el movimiento microcervecero sólo ha pegado con fuerza en Cataluña, donde de manera modesta pero constante van surgiendo compañías que hacen cosas aparentemente muy interesantes y que espero poder probar.

Pero ¿y aquí, en Castilla? En Madrid van creciendo los “brewpubs”, locales donde fabrican su propia cerveza para vender directamente al público para consumo inmediato, como el famoso “Naturbier” u otros. Lo que no se encuentra, sin embargo, son microcerveceras. Hace meses di con la “Calvin”, cerveza artesanal de Madrid realizada en un polígono de Vallekas. Pudimos probar sus variedades negra y rubia, ambas excelentes. Sin embargo, perdimos la comunicación y lamentablemente a estas alturas desconocemos si sigue existiendo o hemos perdido en Madrid la única cerveza artesana que había.

Pero no desfallezcamos, porque aunque sería una desgracia la pérdida de la Calvin, no nos quedamos del todo huérfanos. Y es que investigando un poco supimos que en Toledo se creó hace poco “Cervezas Regia”, que con sus cervezas Domus Regia y Domus Summa tiene un futuro más que prometedor. Entramos en contacto con ellos hace tiempo pero por H o por B siempre ocurría algo que nos impedía acercarnos a Toledo, y mira que está cerca. Por primera vez en mi vida he lamentado no tener carnet de conducir. Finalmente, la semana pasada, la reina y yo pudimos acercarnos al pequeño local donde la fabrican, en el barrio de Santa Bárbara de Toledo. Aunque la visita fue improvisada, el maestro cervecero, Fernando Campoy, nos recibió amigablemente y nos enseñó un poco su local, contándonos en qué proyectos andaba. Lo más interesante para los locales es que pronto van a comenzar a hacer catas en el local, para que todo el mundo pueda probar la cerveza y degustarla con embutidos de la tierra.

Visto lo visto, decidimos llevarnos una caja de la “Domus Regia” y dos de la “Domus Summa”. Ambas son “ale”, siendo la primera más tradicional (por decirlo de alguna manera) y la segunda con malta torrefacta y miel. Ya en casa pudimos probarlas y quedamos más que satisfechos. No tenemos el vocabulario técnico suficiente como para andar destacando si tiene notas a no se qué o aroma a no se cuantos. La Regia está buenísima y la Summa… pues que decir, la Summa nos dejó impactados. Ya tuvo el ojo la reina de comprar dos cajas por si acaso. Tiene un toque amargo y a la vez dulce que hace que sea una experiencia única.

Las microcerveceras ofrecen un producto de muchísima calidad por precios competentes, enfrentándose a muchísimas más dificultades que las demás. Por eso desde aquí recomiendo la Domus y ojalá que florezcan mil microcerveceras, en cada barrio, en cada comarca, que los castellanos nos lo merecemos.

Más info.

http://www.cervezasregia.com/

http://cervezafresca.com/2009/12/17/domus-summa-cerveza-de-toledo-al-estilo-belga/

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=208372

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Ponga una cerveza Calvin en su vida

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 17 de Julio de 2009

Debo confesar que en lo que se refiere a comidas y bebidas soy un “bon vivant” castellano redomado, con cierta tendencia terrible (para mi economía) a comprar cosas caras en momentos determinados.
Con las cervezas me pasa un poco eso. Por un lado, ir de cañas es una costumbre sana para el cuerpo y la mente que desarrollo con frecuencia, unas cañas buen tiradas con su tapa correspondiente es algo que todo madrileño debe disfrutar. Pero la cerveza va mas alla, y aquí en nuestra tierra no tenemos demasiada cultura sobre este asunto. No concebimos la cerveza en su verdadera dimensión, como un producto con gran cantidad de matices y diferencias, que van mucho mas allá de la rubia fría que bebemos aquí. Y ojo, que no me voy a poner purista, pues la rubia fria es nuestra mejor compañera en nuestras tabernas, pero también hay que aprender a conocer el emocionante mundo de las cervezas.
En mis periplos por otras tierras, en lo que se refiere a la cerveza tuve dos momentos clave. El primero, en Bélgica, el país en el que en cada pueblo hacen su propia cerveza, el país de las mil variedades, infinitas, interminables, que están por todas partes. Allí vi que hay mucho y muy bueno y me moría de la envidia. El segundo, Estados Unidos, lugar a donde fui pensando que solo habría Budweiser y Millers, cervezas que andan muy lejos de nuestra querida Mahou, pero cual fue mi sorpresa al descubrir todo ese movimiento de las “microbreweries”, las microcerveceras, pequeños fabricantes artesanales distribuidos por todo el país, una marca de cerveza nueva en cada Estado, a veces mas, una revolución total que camina despacio pero firme.
Con esas ideas de cervezas artesanales y microcerveceras belgas y yankis volvi a casa pensando de vez en cuando en el asunto, hasta que me pregunte, ¿habrá por estos lares alguna cerveza similar? Y resulta que si, que hay mas de lo que parece. Los catalanes tienen unas cuantas marcas que espero probar algún día. Pero, ¿y lo que respecta a nosotros, los castellanos? Investiga que te investiga, con muchos emails cruzados (gracias a la gente de la CAAC) descubrí que en Madrid hacen una cerveza. Se llama Calvin. Calvin, pensaba, mientras el nombre sonaba en mi cabeza, ¿a que sabrá? ¿Cómo conseguirla? Estuve varios meses dándole vueltas, hasta que di con el fabricante y ayer por fin me acerque a la nave donde la hacen. Esta en Entrevias, en un polígono dejado de la mano de Dios. Que nervios llegar allí y entrar en una nave, y llevarme una caja de cerveza Calvin rubia…
Total, que ayer finalmente pude probarla. Veredicto: Notable. Una cerveza rubia de una calidad infinitamente superior a las que conocemos, con un sabor mucho mas acentuado y muchísimo mas cuerpo. No soy capaz de ponerle nota como hacen en otros buenos blogs sobre cerveza (Hipos Urinatum, Culturilla Cervecera) porque no tengo tanta experiencia, pero básicamente distingo entre lo que me gusta mucho, algo, poco o nada y esta la podemos poner en el grupo de “mucho”.
Para conseguirla, hay un listado en su web de lugares donde se puede probar, ademas se puede acudir a la fabrica a comprar, aunque es recomendable escribir un email antes de ir porque no siempre están. La dirección del sitio es Calle Luis I, 71, nave 22.

Me pongo nervioso de soñar con una revolución microcervecera en Castilla. Ya me imagino una en Mostoles, otra en Alcorcon, y así tener un elemento mas de discordia entre dichos pueblos…

Igual me vuelvo loco e invento yo una marca, todo se andara.

Etiquetado , , , , , , , ,

Cosas buenas de EEUU

Cómo en anteriores entregas he sido levemente crítico con ciertas cosas que suceden por estos lares, he decidido que hay que ser justo y señalar también lo bueno que se puede encontrar en la tierra de las barras y las estrellas. La filosofía oriental y el marxismo coinciden en señalar que nada es absoluto. Llamemoslo ying-yang o llamémoslo materialismo dialéctico, todo lo bueno contiene algo malo y todo lo malo contiene algo bueno.

Enumeremos:

-Espíritu emprendedor:
A esta gente es dificil decirle que algo es imposible. En general tienen la iniciativa de salir adelante como puedan, sea a nivel individual o colectivo. Cuando a alguien no le gusta su jefe, se monta su chiringuito y arriesga. Muchos pierden, otros ganan, pero la verdad es que a nivel social es lo más destacable que hay por aquí.

-Inmensos espacios naturales
: La variedad de paisajes y la naturaleza bien preservada que hay en Estados Unidos es algo que nos ha sorprendido gratamente. Hemos visto todo tipo de escenarios naturales y muy bien conservados todos ellos. Es lo que tiene tener tanto territorio.

-Las comidas insanas: Sí quieres ponerte berraco comiendo, esto es un paraíso. Es cierto que llega a saturar física y mentalmente, pero aquí las raciones que te ponen en los restaurantes son de aúpa. Y en el plano dulce, todo se duplica. Esto genera muchos problemas y es totalmente nocivo para la población, pero para los que estamos de paso, a vivir que son dos días.

­Los refrigerios: Relacionado con lo anterior, hay una gran cantidad de refrescos muy buenos. La “Root Beer”, que es la célebre zarzaparrilla de las películas del Oeste, el “Doctor Pepper”, que es una especie de Coca-Cola con sabor a cereza, el “Canada Dry”, un refresco de gengibre…

-Los “delis”: Los delis son unas tiendas de comidas variadas en los que también puedes quedarte allí a comer. Son esencialmente pequño comercio gastronómico, tienen una serie de alimentos y puedes elegir allí mismo los ingredientes para hacerte un sandwich

-Las emisoras de rock: Sobretodo en el Oeste, encontrar emisoras de rock and roll es facilísimo y le alegra a uno el viaje

­-El country: Hay muchos tipos de country, el más extendido ahora es un country mezclado con pop, por aquello de vender más. Pero en Estados como Wyoming, es fácil encontrar country de este antiguo con banjos a todo meter

-Los moteles: Dejando de lado las cadenas moteleras, es relativamente fácil encontrar en todas las localidades pequeños moteles familiares cómodos y con muy buen precio

Wi-fi en los moteles: No sólo es que haya moteles familiares en prácticamente todas las ciudades, es que encima todos tienen wi-fi gratis. Yo me se de hoteles de cuatro estrellas que no lo tienen, aquí hay por todas partes.

-La cultura road trip: Es inconcebible pensar en viajar por este país sin coger kilómetros de carreteras locales atravesando todo tipo de pueblos. Aquí para viajar en general les gusta coger las carreteras locales, parar en los pueblos, conocer lo que hay… El viaje a pie de suelo es el mejor viaje y aquí da gusto.

Me había olvidado de varias:

-La gente habla: Es de lo más común que en el Metro te sientas al lado de alguien y se te pone a hablar, o en un bar, o en cualquier parte, en ese sentido son más amigables que mucha otra gente

-El garito americano: Este sitio del que ya os he hablado, que no es un bar de los de toda la vida, tampoco un pub, es un punto intermedio muy majo

-Las microdestilerías: Aquí hay muchas pequeñas destilerías de cerveza, más de las que yo pensaba, con muy buen producto

Allo Albareto!

Etiquetado , , , , , , , ,