Archivo de la etiqueta: jamón

Tabernas: Montes de Galicia

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 11 de Marzo de 2010

Montes de Galicia

http://www.losmontesdegalicia.com/

C/Azcona, 46

Metro: Diego de León (L4, L5, L6), Ventas (L2, L5)

El tapeo es un arte selecto que sólo se ejerce medianamente bien en algunas provincias. La amenaza más grave que recibe es la de la falsa promoción. Ahora Ferrán Adriá, de tanto en tanto, habla de las tapas, pero ¿qué sabe de las tapas? En realidad no tiene ni idea, porque es catalán y en Cataluña no hay tapas. Así que dice que la tapa es revolucionaria porque consiste en “comer de pie”. El vocero gastronómico del estado, elegido por no se sabe quien, dice esto y se queda tranquilo. Otros voceros gastronómicos del estado son cocineros vascos. Los vascos comen muy bien y saben más de tabernas (herriko o no) que los catalanes, pero el arte vasco gira en torno al “pintxo” y el “pintxo” no es una tapa. El “pintxo” es cocina en miniatura en general de gran calidad y sabor, ir de “pintxos” es un placer gastronómico inigualable, pero no es ir de tapas.

Lo que sucede es que los cocineros de vanguardia se ponen de moda y la moda la siguen los modernos. En Madrid también hay modernos que abren las puertas de locales repulsivos pero como siguen a la moda y quieren estar a la altura de los popes de la gastronomía, ser creativos y demás, abren tabernas en las que no dan tapas. Si acaso algún artículo de suplemento de tendencias de los viernes les alabará la gracia diciendo que han superado a los locales de toda la vida sin chispa ni diseño super chulo. Así nos encontramos con que en barrios tan castizos como Lavapiés o Malasaña, al ser barrios llenos de modernos, es tarea harto complicada encontrar locales de tapas medio decentes. Eso sí, pizarras super guays con cartas de vinos muy completas. Pero hundiendo a la taberna madrileña, o intentándolo. Prueba a tomar cañas por la Gran Vía, la calle de Madrid en la que no hay nada madrileño más que un par de tiendas de ropa o pieles antiguas.

¿En qué consiste el buen tapeo? Lo primero, la tapa es gratis. Si no es gratis, no es tapa. Hay cosas que son como son y lo que no es así sale de lo que decidimos los talibanes. Los talibanes podemos ser muy chungos con esto. Habrá lugares en los que llamen “tapa” a cosas que no son gratis y sus lugareños dirán que “en mi pueblo esto siempre se ha llamado tapa y lo hemos pagado”. Lo lamento profundamente, pero en tu pueblo no dan tapas.

Siendo la tapa gratis, lo que le pedimos para encumbrar a un local es cantidad, calidad, variedad y buen precio de la caña. Evidentemente hay un escalón básico que debemos agradecer siempre, es el clásico canapé con chorizo o las cuatro patatas all-i-oli con dos palillos. Bien, es un punto donde comenzar y al menos salvas la honra con eso. Cacahuetes u olivas, sin más, insultan a nuestra inteligencia. Si queremos poner una taberna en el olimpo, evidentemente me tiene que dar tapa con la caña, pero además la cantidad debe ser significativa. Que pueda cenar a base de tapas es básico. Lo segundo que pedimos para alzarse en el podio es cantidad. Conocemos locales de tapas de gran cantidad e ínfima calidad y les reconocemos su mérito, pero para aspirar a lo más alto dame calidad. Lo tercero es la variedad, porque si pido caña y me sacas siempre la misma tapa, al final me canso. Sorpréndeme, dame una, dame otra, con cada caña una sorpresa. Y por supuesto, no me hagas trampa, la cerveza no debería valer más de 70 céntimos por si sola. Si me la cobras a 1’20 entiendo que me vas a dar tapa y lo celebro. Si me cobras ya a 2 euros, a no ser que hablemos de grandes jarras, no te excuses.

¿Existen en Madrid locales de tapas decentes? Existen unos cuantos de los que podemos hablar por aquí y que difundiremos. Tener una estrella mitxolín es ya señal de que en ese local por lo menos te darán algo . Tener dos es buena señal, seguro que destacan en algo, o bien en cantidad, o bien en calidad, o bien en lo que sea menester. Tener tres estrellas mitxolín significa ser la caña más absoluta, calidad, cantidad, buen precio, variedad, todo lo que le pides a un bar. Pero ¿cuántos bares existen que merezcan tal reconocimiento? ¿Cuántas tabernas merecen su entrada en el salón de la fama? No demasiadas, pero las hay. Y cuando las encuentras y te das cuenta del hallazgo vale la pena todo el esfuerzo, es para llorar de alegría.

Uno de estos locales es el “Montes de Galicia”. En la calle Azcona, podemos decir con toda tranquilidad que hasta que no se demuestre lo contrario estamos hablando del mejor bar de La Guindalera y de los mejores de Madrid. Ahí es nada. Esto es lo que nos pusieron de tapa con UNA caña:

Un revuelto sensacional y estos canapés tan ricos. En la segunda tapa un plato de magro de cerdo de tamaño significativo. El precio de las cañas está dentro de lo normal, 1’20 si no recuerdo mal. De este lugar con un par de cañas puedes salir cenado. El camarero, Ángel, es atento, simpático y del Atleti, cosa que también hay que mencionar.

Nos atrevimos a probar también las raciones (las raciones sí se pagan, la tapa no) aunque no fuese necesario. Probamos croquetas de boletus y jamón y una tosta de gulas con gambas y all-i-oli, todo estupendo.

El veredicto no puede ser más favorable para este local. Repito, es probablemente el mejor bar de La Guindalera y de los mejores de Madrid. Animo a todos los de la zona a que se metan en la pelea, porque yo de momento no tengo dudas, si alguien me pregunta por un local en el barrio este es uno de los imprescindibles. Lo único que pido es que no sucumba por el éxito. Hay muchos locales que ganan fama, se llenan y al final acaban perdiendo potencial. Lo difícil es mantenerse, pero confío en que este local pueda hacerlo.

Ah, además tienen restaurante y dicen que muy bueno, y otro local en Barrio del Pilar

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

Setas: El desenlace (¡ñam!)

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 19 de Noviembre de 2008

Leí en el periódico que en el último año el consumo de comida basura ha aumentado en un 30% debido a la crisis.

La comida basura tiene el dudoso honor de ser el paradigma alimenticio de la vida en el capitalismo. Trabaja rápido, come rápido y mal, comida asquerosa en una multinacional.

Yo ya he dejado constancia de que pienso con el estómago. Cada cuál tiene sus gustos y yo tengo el gusto de comer bien. Me interesan movimientos como el slow food, que proclaman la vuelta a los placeres de la comida tranquila y de calidad.

Si el fin de semana pasado hicimos una recolección de setas bastante importante, llegó por supuesto el momento de comerlas. En mi cruzada particular para combatir la mala comida, pongo a disposición de la humanidad las tres recetas que nos curramos la reina y yo:

1.- Tortilla de patatas con negrillas y senderuelas

2.- Setas rebozadas con salsa de soja

3.- Setas salteadas con ajito, jamón y reducción de vino tinto (ahí es nada)

Vamos con la primera

Tortilla de patatas con negrillas y senderuelas:

Ingredientes: Patatas, Cebolla, Huevos, Negrillas y Senderuelas

Procedimiento:

1.– Hacemos el inicio normal de una tortilla de patatas: sofreir la cebolla en la sartén y añadir las patatas cortadas en rodajas

2.– Añadimos las negrillas y senderuelas picaditas

3.- Finalizamos la tortilla de patatas como siempre, batimos el huevo, mezclamos, ponemos en la sartén, damos la vuelta

Resultado: La tortilla de patatas de siempre con un intenso aroma de setas

Setas rebozadas con salsa de soja

Ingredientes: Boletus, Macrolepiotas, Huevo, Harina, Salsa de Soja

Procedimiento:

1.- Cortamos en trozos gruesos las setas

2.- Las pasamos por huevo y harina

3.- Lo freímos en la sartén

4.- Ponemos salsa de soja en un cuenquito

Y nos lo comemos. Tremendo.

Setas salteadas con ajito, jamón y reducción de vino tinto (ahí es nada)

Ingredientes: Níscalos, Lepistas y el totum revolutum de setas que nos sobraron, tres dientes de ajo, jamón ibérico y un culín de vino tinto

Procedimiento:

1.- Cortamos en láminas los dientes de ajo y los doramos en la sartén

2.– Picamos las setas y las añadimos a la sartén

3.- Hacemos lo mismo con el jamón

4.- Echamos el culín de vino tinto para que se reduzca ahí

Tachán:

Como veis, fácil y para toda la familia. A esto le añadimos una dorada al horno y un pan que se curró la reina y que os pongo también:

Revolución estomacal, ¡ya!.

Más Lenin y menos Burger King.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Los Amigos / Lus Enemigus

Publicado originalmente en Guaschibo, 8 de Enero de 2006

Los Amigos/Lus Enemigus
Calle Ezequiel Solana 114/116
Metro: Ascao (L7)

Dos locales de lo más célebre que tenemos en esta ciudad son Los Amigos y Lus Enemigus, en Ascao. Me temo que también son de esos que o bien ha estado todo el mundo o bien todo el mundo ha escuchado hablar de ellos, aumentando su leyenda hasta límites insospechados.

En la línea de tantos otros, son del estilo mucha cantidad, escasa calidad y precio decente, lo que hace que el balance sea positivo para los cazadores de tabernas locales, entre los que me incluyo.

Uno en frente del otro, aunque no son del mismo dueño si mantienen la misma filosofía. El original, el auténtico, es Los Amigos, un bar más de los de toda la vida. Lus Enemigus, en frente , es más moderno. Pero como les decía, la idea de bar es exactamente la misma, sin duda Lus Enemigus, de una manera más que inteligente, se sumaron a la propuesta de Los Amigos para garantizarse la clientela.

Consiste la idea en pedirse unas bebidas y esperar las tapas. Las bebidas (cerveza, vino, sangría y variantes) no tienen una calidad que merezca la pena destacar y además el precio es elevado.

Ahora bien, que el precio sea elevado tiene su base lógica cuando uno observa la cantidad de tapas que recibe. De ocho a diez bandejitas variadas con calamares, croquetas, albóndigas, bravas, chorizo frito, jamón, queso… además en Lus Enemigus caen también alitas de pollo y salchipapas. Huelga decir que la calidad es normalita, pero aquí lo que destaca es sin duda la cantidad.

Con esta oferta no es necesario pedir raciones de más, aunque en ambos sitios ofertan un par de raciones a un precio bastante bueno. Eso sí, no creo que vayan a necesitar pedirlas nunca, pero tenerlas las tienen.

Los Amigos y Lus Enemigus encajan en un modelo ya mentado de “póngase usted hasta las trancas” y vaya si cumplen su objetivo con creces. Se de un tragaldabas que hace poco tuvo que parar de comer pese a que las raciones seguían apareciendo en la mesa.

Una visita que les valdrá la pena.

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,