Archivo de la etiqueta: croquetas

Varias comidas de Málaga

Unas fotejas de lo que comimos la semana pasada en Málaga entre cerveza y cerveza de Zombier

Esta Rosada a la plancha nos la comimos en un restaurante llamado “La Lonja”, en La Carihuela, Torremolinos. Nos dio nosequé entrar porque parecía típico sitio para guiris pero lo cierto es que estaba muy bien hecha y las guarniciones (berenjena frita y patatas con cebolla y pimiento) estaban tremendas.

Estas dos fotos son de chiringuito, ¡pero qué chiringuito! Hay una zona (no se si es un pueblo o pedanía o que es) llamada “La Araña”, en la que hay una especie de fábrica enorme y una playita, no es un sitio nada turístico, está apartado y es tranquilo. Tienen este chiringuito llamado “Merendero El Mijeño”. Tomamos los famosos espetos, que son sardinas a la brasa, y boquerones fritos, un clásico.

Esta foto tan oscura, vale la pena porque es para mencionar un clásico, “El Pimpi” (Málaga, C/Granda, 62). Nos hablaron del sitio bastante bien y allí fuimos. Es un lugar muy concurrido, conocido por los turistas también pero que nos pareció que conservaba mucho su esencia, si los guiris han llegado no será por concesiones porque no tiene nada de lo típico (la carta con las banderitas y demás cosas de esas). Una bodega, llena de barriles y fotografías, en la que tomar varias raciones. Tomamos unas croquetas y unas berenjenas fritas con miel y salmorejo, de esto último no hay foto por lo oscuro del asunto. Todo acompañado por un vino dulce de Málaga.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tabernas: De pura cepa

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 17 de Febrero de 2009

De pura cepa

C/Fuente del Berro, 31

Metro: Goya (L2, L4)

En términos de tapas, siendo honestos, Madrid es una ciudad que supone un término medio. No tiene la abundancia de León ni la racanería de Valladolid, como mínimo siempre dan un aperitivo, a veces encuentras sitios con comida en abundancia.

Siendo una villa tan grande, encontrar lugares que valga la pena destacar es similar a la gran frase del presidente Mao: Luchar, fracasar, volver a luchar, fracasar de nuevo volver otra vez a luchar, y así hasta la victoria

En la búsqueda es bastante habitual toparse con lugares decepcionantes. Por ejemplo, en la zona de Goya, todos esos sitios llamados “Los Torreznos”, en los que no te dan ni la hora, el servicio es antipático y además te miran mal. Pero el día de ayer fue especial, porque la reina y yo salimos con Maese Rulo y su señora y esto siempre tiene que traer resultados positivos. Tanto es así que he decidido reinaugurar la “guía mitxolin”.

Saliendo derrotados de aquel lugar infame de los Torreznos, vislumbramos, iluminándose en una callejuela oscura, una tabernilla con buen aspecto. Nada más entrar recibimos el primer impacto, Chuck Berry sonando por los altavoces como primera muestra de un hilo musical de rock and roll clásico. Esto dispara las alertas a menudo y en nosotros, debo admitirlo, sucedió: “A ver si va a ser esto un lugar para modernitos”.

El lugar, detrás del Palacio de los Deportes, en la pequeña calle de Fuente del Berro, se llama “De pura cepa”. Aun siendo partidarios del cañeo (las cañas de Mahou bien tiradas son dignas de elogio), todo en aquel lugar indicaba que era oportuno decantarse por el vino. Resulta que son expertos en la materia y tienen una amplia carta, con una selección de vinos especial que van variando según la época. Con el vinito te dan una tapita no especialmente abundante, pero sí decente y de buena calidad. Acabaron cayendo unos canapés de queso brie, otros de atún con mayonesa y cebollino, un lomo ibérico que estaba pistonudo y una especie de croquetas de boletus que eran para hacerle un monumento al cocinero. Aunque ninguno en la cuadrilla éramos expertos en el tema del vino, el camarero, que era además un tipo majete, nos fue ilustrando. A un servidor le gusta ir a un sitio y ponerse en mano de los camareros, decir “ponme lo que gustes” y dejarse sorprender. Acabamos conociendo, así, que en Murcia hacen vinos decentes, tomando uno de Jumilla y otro de Yecla, a la salud, por ser de allí, del seleccionador Camacho, por ejemplo.

Total, que el sitio estaba muy bien, los vinitos muy majos, las tapas de acompañamiento muy decentes y el precio razonable. Nos marchamos del sitio y empezaba el jazz, que más se puede pedir. Por eso decido reinaugurar mi abandonada guía, porque el sitio lo merece.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los Amigos / Lus Enemigus

Publicado originalmente en Guaschibo, 8 de Enero de 2006

Los Amigos/Lus Enemigus
Calle Ezequiel Solana 114/116
Metro: Ascao (L7)

Dos locales de lo más célebre que tenemos en esta ciudad son Los Amigos y Lus Enemigus, en Ascao. Me temo que también son de esos que o bien ha estado todo el mundo o bien todo el mundo ha escuchado hablar de ellos, aumentando su leyenda hasta límites insospechados.

En la línea de tantos otros, son del estilo mucha cantidad, escasa calidad y precio decente, lo que hace que el balance sea positivo para los cazadores de tabernas locales, entre los que me incluyo.

Uno en frente del otro, aunque no son del mismo dueño si mantienen la misma filosofía. El original, el auténtico, es Los Amigos, un bar más de los de toda la vida. Lus Enemigus, en frente , es más moderno. Pero como les decía, la idea de bar es exactamente la misma, sin duda Lus Enemigus, de una manera más que inteligente, se sumaron a la propuesta de Los Amigos para garantizarse la clientela.

Consiste la idea en pedirse unas bebidas y esperar las tapas. Las bebidas (cerveza, vino, sangría y variantes) no tienen una calidad que merezca la pena destacar y además el precio es elevado.

Ahora bien, que el precio sea elevado tiene su base lógica cuando uno observa la cantidad de tapas que recibe. De ocho a diez bandejitas variadas con calamares, croquetas, albóndigas, bravas, chorizo frito, jamón, queso… además en Lus Enemigus caen también alitas de pollo y salchipapas. Huelga decir que la calidad es normalita, pero aquí lo que destaca es sin duda la cantidad.

Con esta oferta no es necesario pedir raciones de más, aunque en ambos sitios ofertan un par de raciones a un precio bastante bueno. Eso sí, no creo que vayan a necesitar pedirlas nunca, pero tenerlas las tienen.

Los Amigos y Lus Enemigus encajan en un modelo ya mentado de “póngase usted hasta las trancas” y vaya si cumplen su objetivo con creces. Se de un tragaldabas que hace poco tuvo que parar de comer pese a que las raciones seguían apareciendo en la mesa.

Una visita que les valdrá la pena.

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

El Penedillo, alias “El Guarro de Vallekas”

Publicado originalmente en Guaschibo, 11 de Diciembre de 2005

Avenida Monte Igueldo, 80

Vallekas, Madrid

Metro: Puente de Vallecas

Hacía tiempo que no les reseñaba un local , así que hoy les hablaré de uno de los míticos. Encaja dentro de la tendencia de buena cantidad y precio y dudosa calidad, pero póngase usted hasta las trancas. El Penedillo, también conocido como “El Guarro”.

Es uno de los locales más celebres de Madrid. Si no todo el mundo ha ido, al menos todo el mundo ha escuchado hablar de el, cuál puesto mitológico.

Situado en la Vallekas profunda (en la parte de Puente de Vallecas, no Vallekas Pueblo), andando todo Monte Igueldo hacia abajo, llegamos al Bar Restaurante Penedillo.

Una vez allí, según abrimos la puerta el aceite empieza a rezumar por doquier y ya se siente adherido a los poros. Normalmente habrá mucha gente, por lo que tocará esperar a que nos sienten. Si se llega pronto y bien (a las 9 es una hora prudente), nos sientan antes. Si no te sientan antes, siempre puedes esperar tomando una cañita. Te ponen una tapa más que decente acompañando.

Cuando te asignan sitio, toca elegir. La oferta consiste en una gran cantidad de productos, prácticamente todos de pura fritanga, a precios entre 3 y 4 euros. Parrillada, Butifarra, Morcilla, Chistorra, Calamares, Croquetas, Bravas, Alitas de Pollo, Oreja, Patatas All-i-Oli (Ali Oli, como escriben aquí los castellanos)… a parte de embutidos varios y quesos.

En el plano de bebidas, lo suyo es pedirse jarritas para compartir, sean de cerveza, sangría, tinto de verano, kalimotxo, ¡incluso agua!. Es la bebida lo que más encarece la cosa, y aun así no es especialmente cara si comparamos con otros lugares.

Destaca en un plano principal el tamaño de las raciones, es algo exagerado. Casi todas van acompañadas de patatas fritas, por eso personalmente yo sólo aconsejo pedir bravas o all-i-oli si se tiene verdadero interés en probar la salsa, porque lo que son patatas fritas vas a tener por todas partes. El precio es de risa, como decía antes, 3 o 4 euros.

La calidad no es la más alta del mercado. Deben tener en algún sótano secreto freidoras como aquellas piscinas de plástico que estuvieron en auge a principios de los 90, sólo que con algun revestimiento capaz de soportar tanto aceite hirviendo. Además sospecho y sospechamos todos que el aceite lo cambian poco, hay veces que las patatas fritas saben a pescadito frito, lo cuál es sospechoso si no has pedido peces…

La escasa amabilidad de los camareros y la masificación del sitio son otros dos factores a tener en cuenta.

Con todo, como les decía, se trata de un lugar mítico y digno de conocer, a donde acudir cuando lo que se quiere es comer hasta reventar por poco precio y sin importar el qué.

Ah, ¡también hay ensaladas!. Alguien las habrá pedido alguna vez, seguro.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,