Archivo de la categoría: Raciones

Pinchos de tortilla: La Catapa

Descubrimientos casuales. Son los mejores. Ir a un sitio, encontrártelo cerrado por vacaciones. El siguiente sitio igual. Maldición ¿no puedo tomarme un pincho de tortilla en ninguna parte en este puto mes de Agosto más caluroso de la historia mundial?. Y de repente ves la puerta y entras en La Catapa.

Mare de deu senyor. ¡Qué pincho! Entra muy alto en la clasificación, la verdad, tanto que voy a tener que alternar con mi sitio fijo. Que me perdonen pero teniendo esto tan cerca no queda otra, al ladito de la oficina oiga usted.

Le ponen encima un pimiento rojo. Hay otra opción sin pimiento. Va encima y no dentro, por lo que no es gran problema para los que no les guste el pimiento.

En fin, descubrimiento glorioso. Si saben de más sitios con grandes pinchos de tortilla pues me avisan, claro.

La Catapa

C/Menorca, 19

Barrio de Ibiza/Retiro (Madrid)

Metro: Ibiza o Goya

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Pincho de Tortilla en Cafetería 93

El otro día me fijé en este local del barrio, de los pocos que todavía no conocía, situado en Cartagena esquina Avenida de América, ponía “especialidad en tortilla de patatas”, así que un tortillahunter como yo tenía que ir por ahí a probarlo.

Esta mañana para desayunar ha caído. A ver, no es el mejor del mundo, pero tampoco es de esos que venden en tantos sitios totalmente cuajados e incomibles.

De textura es curioso, pues el interior es una “pasta” de patatas con huevo. Esta es una categoría posible dentro de las tortillas, pues ya sabréis que hay tortillas en las que está muy diferenciado el huevo de la patata y otras en las que todo va más pulverizado. Sobre esto hay muchas opiniones, hay gente que quiere que la patata esté claramente identificada y dentro de eso algunas personas lo prefieren más crujiente y otras menos. Para mí, mientras no esté muy cuajado, el formato me da igual. Entre la clara diferenciación de patata y huevo y la pasta en la que va todo pulverizado hay muchas diferencias y escuelas, pero hasta ahora nunca había visto una tortilla en la que la pasta estuviese tan integrada, huevo y patata eran todo uno. Y sin embargo, por suerte, no estaba muy cuajada, tenía su jugo como mandan los cánones.

Además, la textura era agradable y el sabor bueno, además de costar 2’20.

No lo pongo en el top, pero si alguien pasa por ahí por lo menos que sepa que puede tomar el pincho de tortilla sin miedo a que le de un jamacuco. Y es que como sabrán ustedes, uno de los principales miedos del homo tabernarius es el de pedir un pincho de tortilla y que le den una vieja esponja de baño.

Cafetería 93

C/Cartagena, 93, La Guindalera, Madrid

Metro: Avenida de América

Etiquetado , , ,

Pinchos de tortilla: La Ardosa

Aprovecho cada gestión para vagabundear en busca de un pincho de tortilla nuevo. Es la perdición. Lo que más me gusta de mi trabajo es cuando tengo que hacer gestiones porque ves mundo (bueno, ves ciudad) y ves bares. Siempre hay que parar en algún bar. Ver lo que se cuece por ahí. Probar pinchos de tortilla es bastante arriesgado porque hay mucha mierda.

Esta vez no quería arriesgar. Me tocaba ir a Gran Vía, pero me vino La Ardosa a algún punto del cerebro. Así que decidí pasar del 2, el autobús infernal, ir en Metro y parar en Tribunal.

Ahí estaba La Ardosa esperándome, con su aire decadente, sus cervezas y sus conservas. Con esa mezcla malasañera de gente castiza, rockeros y esa nueva subespecie de indiguays. ¿Tendría su pincho de tortilla alguna forma de justificar su fama?

La respuesta es: SÍ.

Jugoso, con las patatas tiernas, poco cuajado como debe ser. Grande.

Seguiremos buscando el mejor pincho, pero este entra en la lista de los importantes.

La Ardosa

C/Colón, 13

Metro: Tribunal (L1, L10)

Malasaña

Huestes de lectores no seais bestias y seguid recomendándome pinchos.

Etiquetado , ,

Pinchos de tortilla: El Borbollón

Esta mañana me ha tocado ir a hacer unas gestiones al Ilustre y me ha entrado gana, así que con esto de los móviles 3G, estando lejos de mi reducto habitual “La Goyesca”, me puse a buscar “pinchos de tortilla calle serrano”. No había nada en dicha calle, pero mencionaban un sitio en la C/Recoletos, así que ahí me dirigí.

El lugar en cuestión se llama “El Borbollón”. Tiene ese aire decadente que abunda mucho por la zona, con muchas botellas viejas, camareros (atentísimos) con chaleco negro y camisa blanca. Al estar cerca del Ilustre tiene lo malo de que está lleno de leguleyos como el menda (que uno aunque no ejerza en demasía, oficialmente forma parte del gremio maldito).

Al lío: la tortilla reune lo mejor de todas las tortillas, la patata un poco pulverizada pero no mucho, babosa pero tampoco en exceso, el exterior con una textura delicadísima, mare de Deu!

Además tenían toda la pared decorada ¡con dulzainas!. Me puse a hablar con el camarero que me atendió, que resultó ser (o eso me pareció) el dueño y me comentó que ahí dan clases de dulzaina y además los martes ensayan, por lo que si a alguien le interesa nuestra música tradicional, ya sabe también donde la puede escuchar. Y encima disfrutando de un pedazo de pincho, no me digas que no mola.

Además tienen tortillas para llevar, casi nada.

El Borbollón

C/Recoletos, 7

Barrio Salamanca

Etiquetado , , , ,

Huevo de Avestruz en El Pobre

El pasado Martes celebramos que nuestro camarada Txiva ha terminado por fin su larga andadura en la Escuela Politécnica. Y para eso, decidió invitarnos a unos cuantos afortunados a cenar un huevo de avestruz, que lucía así:

Como veis, una paella en la que la base es el huevo de avestruz, que a saber lo que tarda en cocinarse, y encima de la clara todo lo que veis: patatas fritas, pimiento, morcilla y picadillo. ¡Lo mejor para irse a la cama!

Todo regado con ¿tres? ¿cuatro? jarras de sangría, que la hacen estupenda en el local, además de las cañas previas y una ración de oreja de aperitivo para equilibrar un poco el asunto.

El garito es el Mesón “El Pobre”, en la calle Cardenal Cisneros, 40, en el barrio de Chamberí. Esta pequeña tasca es la oficina de nuestro gran amigo y tienen cantidad de raciones muy buenas, muchos huevos estrellados, una croqueta gigante, la mencionada oreja que la hacen excelente…

¿El precio? La verdad es que ni idea, pues lo pagó el Ingeniero Cabrera. ¿Cantidad? Cenamos siete con eso.

Importante: El huevo este sólo lo hacen por encargo, avisad un par de días antes

 

Y ya saben, los mejores amigos (y los mejores enemigos, si se tercia), buena comida y algo para beber, no se puede pedir más.

Etiquetado , , , , , ,

El Pincho de Tortilla: hay que encontrar el mejor

Mi desayuno preferido es un buen pincho de tortilla. A veces en plan gañán, a primera hora pincho y caña, a veces en plan mezcla “hagamos locuras”, pincho y cola-cao. La tortilla de patata es posiblemente uno de los mejores inventos del ser humano. La persona que decidió crear esto nos hizo un favor a todos y no entiendo como tenemos tantas estatuas de insignes monarcas Borbones y Austrias que sólo se dedicaron a hacer el gilipollas, invadir países y fastidiar a todos, y sin embargo no hay un monumento al primer ser humano que decidió hacer una tortilla de patatas, que es alguien que hizo el bien a la humanidad. Así es la cosa.

Para mí, una buena tortilla de patatas ha de ser poco cuajada, o “mucosa”, sin llegar a estar cruda. Las patatas no deben ser demasiado gordas, y pueden conservarse o bien enteras o bien pulverizadas. Sobre esto hay variantes pero es la idea fundamental. No admito como buena tortilla esos mazacotes ultracuajados con trozos de patata enormes que muchas veces se quedan crudos. Hay gente a la que le gusta muy cuajada, no te fíes nunca de esa gente, son los típicos que cualquier día te sacan una faca y te rajan en diagonal.

Una tortilla en casa es algo que mucha gente hace bien. La Reina de La Guindalera, sin ir más lejos, hace una de las mejores del mundo. Mi señora madre, también. Mi tía Carmen en Denia y mi tía Teresa hacen también tortillas espectaculares. Pero luego hay problemas para encontrar un buen pincho en el bar, no se si por la legislación sobre el huevo, por pereza o por ambas cosas. Yo creo que es más por pereza porque afortunadamente hay sitios donde la hacen estupendamente y estos sitios lo que hay que hacer es darlos a conocer y hacer peregrinaciones religiosas.

Me muevo en dos barrios fundamentalmente, La Guindalera donde vivo y revoluciono e Ibiza/Retiro donde trabajo.

Os voy a contar los mejores sitios de pincho de tortilla de estos barrios.

En Ibiza, el mejor es sin duda La Goyesca. Calle Fernán González esquina Doctor Castelo.

Es muy jugosa y con la patata pulverizada. Además la ponen con muy buen pan y para desayunar o almorzar es de lo mejor que hay.

Más adelante en Doctor Castelo, en el número 9, llegando al Retiro, hay otro que es fenomenal en el bar Emaús, que es similar en sus característias a la anterior.

En La Guindalera hay también unos cuantos sitios. Uno muy bueno es el “Bar Santiago” en Ardemans esquina José Picón, muy fina, con la patata entera, muy sabrosa. Otro buenísimo es en un sitio donde uno no se lo esperaría, en el bar “Arrebato”, en Avenida de Baviera, 4. Este es un garito de barrio con rock clásico de fondo y no suele haber cosas de comer, pero Fernando, el dueño, muchas veces lleva embutidos y quesos que corta ahí y va repartiendo. Y también tortilla de patatas que hace en casa y la lleva al local, que está estupenda. Aquí logicamente no es para desayunar, pero tomarte un buen pincho de tortilla entre copas por la noche es un punto tremendo. El sitio está un poco a desmano, pero vale la pena

Un nuevo pincho de tortilla del barrio es el de “La Cañada”, en Pilar de Zaragoza. Los nuevos dueños todavía no han cogido el punto a algunas cosas pero la tortilla está al mismo nivel que un gol de Forlán en la semifinal de la UEFA, algo emocionante.

Y otra que tras mucho cavilar creo que es la mejor, aunque el nivel es alto, es la del “Mesón el Rollo”, en la calle Cartagena 86, llegando a Avenida de América. Que tortilla señores, muy mucosa , con la patata frita y crujiente, entera.Va foto

Quien sepa otros sitios donde la tortilla de patatas sea buenísima, ¡que me lo diga! Por cierto, cuando estuvimos en Vitoria, Javier, el dueño de Kitsch, nos dijo que había un sitio que había ganado no se cuantos premios de tortilla de patata… ¡y no fuimos! ¡Qué mal!

Etiquetado , , , , , ,

Comidas vacacionales: Aragón

Buenas a todos. Después de dos semanas de viaje, ya estamos en Madrid con pocas ganas de volver a currar. Hace dos semanas decidimos la Reina y yo lanzarnos a viajar por Europa con nuestro bólido Rayito, el viaje lo iré contando en Rebeldes en la estrella de la muerte porque ha sido una locura y lo hemos pasado fenomenal.

Aquí voy a escribir más sobre algunos productos que fuimos viendo y comidas que fuimos probando.

Hoy sólo va el aperitivo, Aragón, donde pasamos tan sólo una noche para cruzar los Pirineos en un camping en el precioso pueblo de Aínsa.

El sitio en el que cenamos se llamaba “L’Alfil” y estaba en una calle pequeña, a priori no nos pareció muy interesante porque tenía la carta con idiomas y banderitas y eso en Madrid siempre es sinónimo de sitio cutre. Pero por suerte no hicimos caso de nuestro instinto y cenamos fenomenal:

Ensalada de tomate y cebolla, croquetas y longanizas que estaban buenísimas

Pero lo mejor de la noche fue una tabla de patés que nos pedimos. Hubo un malentendido y acabamos pidiendo muchísimo más de lo que queríamos, por lo que nos tuvimos que llevar al camping en una tartera los restos del paté, que nos comeríamos al día siguiente en un área de descanso en un sitio perdido de Francia. Los patés eran de ciervo, jabalí, setas y liebre

Esta tabla es de lo mejor que hemos tomado en la vida, ¡qué delicia!

No dejéis de pasar por Ainsa si tenéis ocasión porque es una preciosidad de pueblo y si vais a este restaurante no os arrepentiréis. Antes habíamos comido en Almunia de Doña Godina, pero no hubo nada destacable.

Iré hablando de Norte de Italia, Francia y Suiza en próximos días! Y un poco de Euskadi de postre

Etiquetado , , , , , , , , ,

Tabernas: Marisquería Luis

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 2 de Diciembre de 2009

Marisquería Luis

C/Alonso Heredia, 25

Metro: Diego de León (L4, L5, L6)

Vamos hoy con uno de los clásicos del barrio de La Guindalera, la marisquería Luis, una taberna que lleva aquí toda la vida y parte de la anterior.

En el mundo de los bares madrileños podemos establecer una clara división entre bares sin tapa y bares con tapa. Los bares sin tapa son los menos y se caracterizan por tener una clientela 1)guiri 2)progre 3)snob, o sea que son de vergüenza ajena y sacacuartos para flipadillos. Lo decía un amigo de mi padre, que ahora la gastronomía se ha puesto de moda, pero que moda, la peor, con esas críticas en las que hablan más del diseño del local que de la comida en sí misma. Qué manera de mandar a fer la má a toda nuestra tradición gastronómica. Yo, que soy un poco madrileño pero también un poco valenciano debo advertir que la destapificación es un fenómeno horrible… y a Valencia me remito, ciudad maravillosa en la que no ponen tapa en ningún sitio. Luego están los bares con tapa. Por un lado están los bares de tapa insultante, que son esos en los que te dan unos panchitos o unas olivas. Luego están los de tapa básica, en los que te dan el clásico canapé con salchichón y a partir de ahí sube y sube.

Bueno, pues la Marisquería Luis es un bar de tapa un poco por encima de la básica. Tienes tapa garantizada, que se mueve entre los clásicos. Como buen bar de barrio, es de estos en los que la primera tapa es menor que la segunda y esta menor que la tercera y todo va en aumento conforme avance tu resistencia cañera. Dos rondas nos tomamos, la primera vino acompañada por patatas all-i-oli y la segunda por dos señores trozos de tortilla guisada. Cantidad decente y calidad buena.

Además de tapas, que es lo primero y principal que debe tener cualquier tasca de la ciudad, tienen una elevada cantidad de raciones de marisco a disposición del cliente. Lo básico y más popular son las roscas de gambas. Seis euros por un plato de gambas importante echas a la plancha. Tienen también restaurante, siendo su plato más célebre el arroz con bogavante. Un día lo probaré y ya veremos qué tal, porque es necesario que alguien tome referencias. Mis abuelos fueron con su pandi y no se pudieron tomar el arroz porque se desmayó la Tía Tile, ahí es nada.

Etiquetado , , , , , ,

Tabernas: Chigre El Campero

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 10 de Agosto de 2009

Chigre “El Campero”

C/Pilar de Zaragoza, 69

Metro: Diego de León (L4, L5, L6)

Después de tener unos meses abandonada esta guía gastronómica gourmet (me prometí poner al menos una reseña al mes  y llevo cuatro sin poner…) vuelvo con uno de los locales que pega fuerte en mi barrio. Está en la calle Pilar de Zaragoza, que no es la calle más concurrida de la zona, y los viernes y sábado está lleno hasta la bandera. Garito en calle no principal lleno de vecinos = éxito seguro.

El local se llama Chigre “El Campero”, que no “El chigre campero” (como lo llama casi todo el mundo), siendo chigre la palabra asturiana para taberna, tasca o como queramos llamarlo. Se imaginarán con esta explicación que el lugar es un asturiano, sí, aunque es peculiar.

De entrada mola, porque por la decoración que tiene (radios antiguas, techo de madera) parece un bar de pueblo del norte. Es un local bien grande, en realidad son dos locales anexionados, con su barra y una zona de mesas. Además tiene un sótano en el que creo que había futbolín (ahí sólo he estado de pasada) (por cierto, reivindico el futbolín para todos los bares que abran, deberían hacerlo obligatorio o si no fuera licencia). Las paredes están llenas de parafernalia astur, la bandera se repite en todos los paneles. Hay que reconocer a los asturianos su gran aporte a Madrid en lo que se refiere a las tabernas, porque hay unas cuantas, muy nacionales todas y todas buenas.

Tiene una selección musical que acojona, porque lo mismo te ponen una ópera que un hiphop pasando por grandes éxitos yeyes, los números uno de los Cuarenta, o clásicas canciones de amor, del tipo “Como yo te amo nadie te amará”.

¿Y por qué pongo todo esto? Porque estoy hasta las narices de que en el OnMadrid y todos esos suplementos se pasen juzgando la calidad del local porque un decorador pijo se lo ha adecentado o porque tienen un pinchadiscos fijo, claro, luego te ponen unas raciones de mierda y te roban la cartera, y como más de la mitad de los madrileños son tontos del culo, pues allí que van.

Dicho esto, vamos a lo que importa: el comercio y el bebercio. De bebercio, una cosa sin duda destacable es que ponen cañas a ¡0’70!. Además son cañas de Alhambra, que es mejor que la Mahou (aunque menos entrañable). Venden también botijos, que ya se encuentran en pocas partes, lo que hace de este sitio un gran lugar para nostálgicos. Por supuesto, dada su condición de asturiano, no falta la sidra, habiendo de grifo o en botella, que te la dan con el mítico pitorrillo para los que no saben escanciar, que son la mayoría.

De comercio: siendo honestos, su punto negativo es que no dan tapas más allá de unas olivas con cebollitas en vinagre. Esto sin duda, siendo Madrid, es casi un pecado mortal. Por suerte se compensa esto con lo baratas que son las cañas y las raciones. Teniendo en cuenta que la caña está a 0’70 y no 1’20 como en todas partes, casi entiendo que no den más que las aceitunas, compensa lo uno por lo otro. De raciones, las clásicas de los asturianos, como patatas al cabrales, a 3 euros un buen plato. Y huevos estrellados en cazuelitas a unos 7 euros, de muy buen tamaño. También chorizo a la sidra, el típico, el que nunca falla. No sólo de raciones vive el hombre, también se pueden comer carnes muy variadas y pollo de corral, todavía no hemos probado nada de esto pero sí lo hemos visto y al menos por aspecto y olfato tienen una pinta sensacional.

Es este un gran lugar para niños y mayores, un sitio sobretodo para ir a tomar raciones con los amigos por un muy buen precio

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Tabernas: De pura cepa

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 17 de Febrero de 2009

De pura cepa

C/Fuente del Berro, 31

Metro: Goya (L2, L4)

En términos de tapas, siendo honestos, Madrid es una ciudad que supone un término medio. No tiene la abundancia de León ni la racanería de Valladolid, como mínimo siempre dan un aperitivo, a veces encuentras sitios con comida en abundancia.

Siendo una villa tan grande, encontrar lugares que valga la pena destacar es similar a la gran frase del presidente Mao: Luchar, fracasar, volver a luchar, fracasar de nuevo volver otra vez a luchar, y así hasta la victoria

En la búsqueda es bastante habitual toparse con lugares decepcionantes. Por ejemplo, en la zona de Goya, todos esos sitios llamados “Los Torreznos”, en los que no te dan ni la hora, el servicio es antipático y además te miran mal. Pero el día de ayer fue especial, porque la reina y yo salimos con Maese Rulo y su señora y esto siempre tiene que traer resultados positivos. Tanto es así que he decidido reinaugurar la “guía mitxolin”.

Saliendo derrotados de aquel lugar infame de los Torreznos, vislumbramos, iluminándose en una callejuela oscura, una tabernilla con buen aspecto. Nada más entrar recibimos el primer impacto, Chuck Berry sonando por los altavoces como primera muestra de un hilo musical de rock and roll clásico. Esto dispara las alertas a menudo y en nosotros, debo admitirlo, sucedió: “A ver si va a ser esto un lugar para modernitos”.

El lugar, detrás del Palacio de los Deportes, en la pequeña calle de Fuente del Berro, se llama “De pura cepa”. Aun siendo partidarios del cañeo (las cañas de Mahou bien tiradas son dignas de elogio), todo en aquel lugar indicaba que era oportuno decantarse por el vino. Resulta que son expertos en la materia y tienen una amplia carta, con una selección de vinos especial que van variando según la época. Con el vinito te dan una tapita no especialmente abundante, pero sí decente y de buena calidad. Acabaron cayendo unos canapés de queso brie, otros de atún con mayonesa y cebollino, un lomo ibérico que estaba pistonudo y una especie de croquetas de boletus que eran para hacerle un monumento al cocinero. Aunque ninguno en la cuadrilla éramos expertos en el tema del vino, el camarero, que era además un tipo majete, nos fue ilustrando. A un servidor le gusta ir a un sitio y ponerse en mano de los camareros, decir “ponme lo que gustes” y dejarse sorprender. Acabamos conociendo, así, que en Murcia hacen vinos decentes, tomando uno de Jumilla y otro de Yecla, a la salud, por ser de allí, del seleccionador Camacho, por ejemplo.

Total, que el sitio estaba muy bien, los vinitos muy majos, las tapas de acompañamiento muy decentes y el precio razonable. Nos marchamos del sitio y empezaba el jazz, que más se puede pedir. Por eso decido reinaugurar mi abandonada guía, porque el sitio lo merece.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,
Anuncios