Archivo de la categoría: Castellana

Visita relámpago al “Hotel Antonio” de Almazán

Este espacio lo tengo abandonado por los terribles horarios de la Reina de La Guindalera. Esos terribles horarios van dejando días libres cuando uno menos se lo espera y ya se ha acostumbrado a los horarios antiguos, pero hete aquí que el nuevo día libre es el Domingo y lo podemos usar para hacer excursiones. Así que el pasado Domingo nos fuimos al cañón del Río Lobos y aprovechando la coyuntura soriana decidimos ir a comer al “Hotel Antonio” en Almazán.
El “Hotel Antonio” es un clásico de allí, aunque el motivo de mi visita está basado en mi perpetuo anclaje a la nostalgia. Yo he ido a un colegio de curas, los Maristas de Chamberí, de los que reniego cuando puedo, pero guardo buen recuerdo de la mayoría de compañeros. Y resulta que un buen compañero ha acabado siendo director de dicho Hotel, perteneciente a su familia.

Este compa y amigo es Manuel García Pedroviejo, cuyo mote no diré por petición expresa. Aunque la historia tiene gracia, estábamos mi hermano y yo esperando al autobús, mi hermano me dijo “¿cómo se llama ese chaval?” y yo le dije “[Mote]”. Mi hermano no dudó de ello y empezó a llamarle así a gritos cada vez que le veía por el patio, algunas personas lo escucharon y ahí se quedó. No me lo perdonará el buen Manolo. Por tema de apellidos, los años que coincidimos en clase siempre nos sentamos juntos y la verdad es que le cogí mucho afecto. Además, en varias ocasiones le invité a partidos del Rayo Vallecano, pues en esa época éramos socios del Rayito (y buena época, la del EuroRayo de Juande).

Pero bueno, pasan los años y dejas de verte, te salen bolsas en los ojos y cara de mala leche, varios kilos demás y las vidas se desarrollan. Manolo tenía siempre en la boca su pueblo “Almazán” y resulta que acabó ahí. Cuando supe que estaba por allí me propuse ir a visitarle tarde o temprano, para rememorar viejos tiempos y probar su comida.

Este Hotel fue fundado por sus abuelos y es el mítico lugar de Almazán, probablemente uno de los sitios más populares de la zona y con más trayectoria. Pudimos ver las habitaciones, aunque nuestro objetivo era el restaurante: comida castellana tradicional, sin floripondios, de calidad y contundencia como está mandado. Y con varios inventos cortesía de la casa.

Comenzamos con estos entrantes:

almazan2

Lo mejor, para mí, la empanadilla.

Después fuimos a por el plato tradicional, inventado allí, el somarro. Solomillo de cerdo rebozado y asado, muy tierno y potente

almazan3

Aquí un recorte de prensa en el que hablan de este plato y su lugar de origen. Con el gran Manolo en el centro de la foto

almazan1

De postre, unas natillas caseras con bizcocho, muy buenas, sobretodo muy sabrosas

almazan4

Además, resulta que a Almazán ha llegado también la gintonic manía y pudimos degustar uno, cuya foto no encuentro, pero bueno, ya saben ustedes como es un gintonic.

Por si fuera poco, en el Hotel se pueden comprar productos locales: Mantequilla de Soria, agua mineral o estas apoteósicas yemas, “Yemas Gil”, que compramos y nos llevamos a casa, descubriendo que me gustan más que las de Santa Teresa. Su textura me resulta más agradable. Como bien saben hablamos de un producto sanísimo, por cada yema comida aumenta el michelín varios centímetros.

almazan5

Recomiendo la visita, el trato es bueno y no porque sea un compañero de pupitre, se come bien y la verdad es que desde Madrid nunca caemos en visitar la provincia de Soria pese a que está “a tiro de piedra”

Hotel Antonio

Av de Soria, 13

42200 Almazán, Soria
975 30 07 11

Etiquetado , , , , , ,

Cibeles Imperial IPA

Fabricante:  Cervezas La Cibeles

Origen: Alcorcón, Madrid, Castilla

Conseguida en:  Lúpulo a Mansalva

% Alc:  6

IBU: /

Estilo:  Imperial IPA

Ingredientes:  Malta cebada , lupulo, levadura, agua

Maridaje: Cabrales con miel, yo creo que funciona

Notas:

Esta cerveza es nuestra favorita de Cibeles, muy lograda. Muy floral e intensa, bonita con su color anaranjado, carbonatación equilibrada, no es tan amarga como puede parecer (teniendo sus toques amargos) y su textura es algo más densa que en otras de la casa, lo que la hace especialmente agradable

Como ejemplo de IPA local nos parece muy buena.

Calificaciones:

Aroma: 14 / 15
Gusto: 17’5 / 20
Textura: 5 / 5
Impresión general:  8’25/10
Total: 44.75 / 50
Etiquetado , , ,

Morcilla de calabaza

Parece un chorizo pero se llama morcilla, nos lo trajeron Rodrigo y Raquel desde Ávila y es una delicia. Una joya de gastronomía castellana hasta ahora desconocida para nosotros.

Como su nombre indica, lleva calabaza. Es un embutido con pimentón, especias, tocino, calabaza y a veces según he leído le añaden más legumbres.

Hay por ahí embutidos tradicionales esperándonos, ¡tenemos que probar todos! Es un mundo que te cagas y tengo que empezar a hacer mis propios embutidos, creo que es un paso necesario en mi escala evolutiva.

Etiquetado , , , ,

La Cibeles Castaña

Fabricante: Cervezas La Cibeles

Origen: Alcorcón, Madrid, Castilla

Conseguida en:  En Lúpulo A Mansalva

% Alc: 4.7º

IBU: 

Estilo:  Brown Ale

Ingredientes:  Agua, malta de cebada, levadura y lúpulo

Maridaje: La maridaríamos con unas croquetas de cocido, o con un cocido mismo. Con lo más granado de la gastronomía madrileña iría estupendamente. Y con jamón ibérico.

Notas:

Una brown ale ligera, de color marrón oscuro,  competente, con notas de caramelo al olerla. Dulce y tostada al beberla, conforme pasa por la boca deja un cierto regusto amargo para acabar dulce otra vez.

Una cerveza en la que predomina sobretodo la malta, correcta sin ser un cañón. Bien hecha.

Calificaciones:

Aroma: 9/15

Gusto:  12/20

Textura: 3 / 5

Impresión general: 6´25/10

Total: 30.25 /50

Etiquetado , , , , , ,

Los Setos, Motilla del Palancar

Sería muy poético decir algo del tipo “toda mi vida ha transcurrido atravesando Motilla del Palancar, entre mis dos familias, de Madrid a Valencia y de Valencia a Madrid, por la antigua Nacional 3”.  Algo Machadiano “mi infancia son recuerdos del chorizo de Motilla”. Pero bueno, es verdad.

Desde mi infancia, todos los viajes entre Madrid y Valencia pasaban por esta localidad de La Manchuela. Porque a su vez mi padre con su familia siempre paró en Motilla del Palancar. Ellos paraban en “El Sol”, pero en algún momento la cosa cambió al “Hotel Gijón”, que es el que yo ya conocí. Y este luego pasó a ser “Los Setos”. Tenemos mil anécdotas y la familia las tiene también, un día mi tío Eduardo podrá contar “el pacto de Motilla”, en el que se decidió su vida conyugal, ahí es nada.

Parábamos ahí porque no había autopista y había que ir por la carretera. Mientras construían la autopista este fue el último tramo que se hizo, creo que el tramo lo acabó Aznar. Y la tradición es tan fuerte que incluso con autopista nos desviábamos para parar ahí.

Nuestra principal motivación era el chorizo de orza. Somos auténticos fanáticos de este chorizo. Esto del chorizo de orza es, para el que no lo sepa, un chorizo que se frie (tradicionalmente en manteca de cerdo) un poco y luego se guarda en un recipiente de barro (orza), cubierto con la manteca en la que se ha frito, de forma que se conserva por toda la eternidad o más. Ahora se hace con aceite y en tarro de cristal pero vaya, la historia es la misma.

La construcción de la autopista parecía que acabaría con ellos pero la verdad es que es un lugar que sigue siendo parada para muchos viajeros y a la hora de comer suele gozar de buena salud. Con el cambio de dueños pasaron a hacer platos más elaborados a parte de los tradicionales imprescindibles (embutidos de orza, zarajos, morteruelo…). Y, todo hay que decirlo, se hicieron un poco careros.

El otro día paramos por ahí, porque yo ahora con La Reina siempre tengo que parar. Aunque la Reina no es muy choricera y es la que manda al volante, sabe que para que mi estabilidad mental necesita al menos una parada al año allí. El año que pasé dando la vuelta al mundo, en verano no hacía más que acordarme de Motilla del Palancar, así es uno.

Tomamos chorizo de orza, como no. También morteruelo, que lo tienen buenísimo (desconozco si el que sirven es de elaboración propia o es de alguna conserva de las excelentes que hay en la zona especializadas en productos regionales). El morteruelo es una de las cosas de mi top mundial de comidas castellanas. Una ensalada de tomate que quitaba el hipo , ¡qué tomates! Los tomates y los ajos eran de la tierra y los vendían también para llevar. Y un flan casero de leche de oveja que era gigantesco. Lo único que les falta es ajustar un poco más los precios.

Hotel Los Setos

(no confundir con otro llamado “Seto” del mismo pueblo)

Carretera de Valencia nº 71

Motilla del Palancar

Etiquetado , , , , , , , , ,

Cibeles IPA Dry Hopping

Fabricante: Cervezas La Cibeles

Origen: Alcorcón, Madrid, Castilla

Conseguida en:  En Lúpulo A Mansalva

% Alc: 

IBU: 

Estilo:  IPA

Ingredientes:  Agua, malta de cebada, levadura y lúpulo

Maridaje: Quesos como gorgonzola o azúl, comidas especiadas, algo picantes

Notas:

El “Dry Hopping” es una técnica consistente en añadir lúpulos a la cerveza después del proceso de hervido, para jugar un papel exclusivamente aromático durante la fermentación. Así dicho rápidamente.

El caso es que esta “Dry Hopping” de Cibeles nos pareció aromática pero tampoco para tanto teniendo en cuenta la técnica utilizada. Notamos un olor floral lejano pero se nos impusieron los aromas más maltosos y dulces.

En boca mejora, notas amargas como cabe esperar, cítrica, con balance de notas dulces. Tiene un toque a “lúpulo seco”, tal vez lógico dado el proceso utilizado. No se si ustedes han probado alguna vez a meterse lúpulo en la boca…

Es astringente y deja la lengua loca. Está bien hecha pero tal vez al ser “dry hopping” la esperábamos más aromática.

Calificaciones:

Aroma: 10/15

Gusto:  13/20

Textura: 2.5 / 5

Impresión general: 6/10

Total: 31.5 /50

Etiquetado , , , , , , ,

Tarta de trucha

Creo que ya había hablado aquí de la tarta de trucha de la Pastelería Boñar. Pero lo vuelvo a hacer. Poco que decir, vaya, más allá de que es una tarta típica de León que lleva TRUCHA, sí, el pez. Lo cuál está muy bien. Hacen una especie de pasta con la trucha, que es lo que hay en la parte inferior y aporta un toque (más) dulce al conjunto.

Es un clásico de La Guindalera, lo fabrican en el barrio, la historia de esta gente es básicamente que empezaron a fabricar los famosos “Nicanores”, decidieron abrir mercado en la capital y cayeron en La Guindalera en la calle Coslada, 10, donde siguen y donde podéis comprar las cosas buenas que tienen.  Tienen el obrador en la C/Azcona en uno de los pocos reductos industriales que nos quedan en el barrio.

No lleva movidas raras, ni colorantes ni conservantes. Harina, azúcar, trucha, huevos…

Etiquetado , , , ,

Bolla y chanfaina

Este fin de semana hemos estado en Riomanzanas, un pueblo de Zamora en la comarca de Aliste, fronterizo con Portugal, en el que mis cuñados se han hecho una casa muy maja. Ha coincidido que eran las fiestas y hemos podido disfrutar un poco del ambiente de ahí (y de la presa del río en la que te bañabas en agua fría, un lujo).

Por supuesto en las fiestas lo que más me llama a mi la atención es ver qué demonios comen. Y pude probar un par de cosas nuevas

Esto de la primera foto se llamaba bolla y era algo entre el bollo preñao y el hornazo. Básicamente, un pan relleno de chorizo y tocino. Tan nutritivo como exquisito. Por supuesto la calidad de los ingredientes marca la diferencia y si el pan es bueno hay bastante hecho.

Esto de la segunda foto es chanfaina. Es curioso porque por lo que se ve hay varios tipos de chanfaina entre Salamanca y Zamora. Es un guiso con sangre y casquería, llevaba hígado (de pollo, creo), era jugoso y picante, una pena no saber mejor su composición porque la información que encuentro en la red se refiere a otros tipos de chanfaina, sin duda parecidos pero no iguales.

Etiquetado , , , , , , , ,

Tiznao

Esto de la foto es Tiznao, un plato típico de la gastronomía castellana, concretamente de la comarca de La Mancha.

Lo tomamos en el “Hostal Valdepeñas”, en la Avenida del Vino del pueblo del mismo nombre, donde fuimos bajo recomendación de un camarada de mil batallas, del mismo nombre también, “El Valdepeñas”.

Además de visitar el lugar de origen de un Compañero tan legendario, pudimos probar este plato. Por lo que he investigado, el Tiznao en Valdepeñas no es igual que en el resto de la zona, así que pudimos probar un genuíno Tiznao muy local.

Básicamente hay tomate, bacalao, ajos, cebolleta, aceite de oliva y sal.
Parece ser que puede tomarse frío o caliente. Nosotros lo tomamos frío.

Etiquetado , , , ,

La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Ávila. Patatas revolconas

Antes de escribir nada, debo decir que las revolconas que veis están más oscuras de lo que deberían. El motivo es que se me fue la mano con el pimentón, un poco a lo bestia.

Dicho esto, las patatas revolconas son el plato de Ávila por excelencia, o uno de ellos. Una ración contundente para mentes despiertas, para intelectuales y para gente de gran calado moral.

Patatas revolconas

Ingredientes

Patatas, cuatro o cinco (para dos personas)

Panceta, dos lonchas

Pimentón dulce o picante o los dos

Aceite de oliva y sal

Elaboración

Hervimos y pelamos las patatas, cuando están blandas las machacamos y hacemos puré.

En una sartén freímos la panceta cortada en tiras, las reservamos y en el mismo aceite freímos el pimentón sin dejar de remover, muy rápido, después añadimos las patatas, seguimos removiendo, si queda muy espeso se puede añadir agua de la utilizada para hervir las patatas. Finalmente añadimos la panceta.

Es un plato sensacional, una tapa perfecta que vale la pena y que hay que comer mucho y ser feliz forever y comer perdices también si se ve necesario.

¿Y para beber?

Nos tomamos para acompañar una Dougalls 942, pale ale muy cítrica que contrarrestaba bien la grasa de la panceta, la “cortaba” como se suele decir, buena combinación. La Tres Mares de la misma casa, la brown ale, habría ido bien también con esto

Conseguir los ingredientes

Solo un nub no conseguiría los ingredientes

Próxima parada: Azerbaijan

Etiquetado , , , , ,