Comidas vacacionales: Suiza

Hablar de gastronomía suiza es complicado ya que como pasa en muchos sitios Suiza es un estado conformado por diferentes grupos nacionales con culturas diversas e igualmente con distinto acceso a materia prima (pese a ser un estado que ocupa un pequeño territorio) cuya plasmación en los platos podría ser heterogenea.

Además, Suiza tiene un handicap para cualquier bolsillo trabajador y es que es un lugar caro de pelotas, por lo que tampoco anda la cosa para ir probando las cosas a boleo.

Con todo, no encontramos muchísima variedad. Los famosos chocolates pudimos probarlo algún día, los vinos no los catamos y los licores compramos el famoso kirsch pero todavía no lo hemos probado.

Hay en Suiza tres platos punteros. El más conocido, la Fondue

Este plato lo tomamos cerca de Ginebra (que además es la zona para tomarlo, en general todo lo que sea parte de Alpes franco-suizos) en el Restaurante Vieux Carouge, Rue Jacques-Dalphin 27, 1227, en la localidad de Carouge, una localidad pegada a Ginebra a la que se puede ir sin problemas en el transporte público.

El restaurante, por cierto, tenía un dueño de lo más peculiar, parecido a Mr Bean, que va de mesa en mesa caminando frenético y que no te da una jarra de agua porque dice que es malo el queso con el agua (aunque embotellada sí que la vende el muy gañán)

La fondue, palabra que significa “derretido”, consiste en derretir queso (emmental, gruyere, comte y tomme, parece ser) mezclados con vino blanco y kirsch. Por otro lado lo típico es ir introduciendo migas de pan e ir comiéndolas mojadas en el queso. En este lugar hacían una especialidad, añadían queso al tomate y te daban patatas para tomar con el queso, en lugar de pan.

Otra especialidad, que tomamos en el mismo sitio, es el Rösti, que aunque típico de la zona alemana, también lo tenían ahí, y que vienen a ser patatas fritas apelmazadas con cualquier cosa por encima

Lo más famoso además de la Fondue es la Raclette, del cantón de Valais. Teníamos gran curiosidad por esto ya que en la familia de la Reina les dieron un aparato de Raclette, consistente en unas sartenes que se introducen con queso y vas cocinando ahí cosas. Esto es la versión familiar y al parecer también es como se hace en Francia, pero en Valais tienen otro modo. Fuimos a un pueblo precioso llamado Plan-Cerisier, pedanía de Martigny, al Restaurant de Plan-Cerisier, y nos lanzamos a por ello.

El proceso era el que sigue:

1.- Por un lado, el hombre del restaurante iba fundiendo el queso y poniéndolo en el plato

Por otro lado nos habían dado unas patatas

Y luego todo eso lo mezclabas, añadiéndole pimienta

Rico, fácil y caro como todo en Suiza

En este mismo sitio antes nos sirvieron un plato de cecina, que es algo muy típico por allí

Es curioso como tanto en este lugar como en el de la fondue tomamos de postre frambuesas frescas, que estaban de vicio, en un sitio las tomamos con crema agria y en el otro no. Lamentablemente la foto ha salido movida.

Básicamente esto es lo que tomamos, más este guiso con setas y cero en Laussane que no se si era una especialidad regional o no pero que estaba de muerte

En Ginebra pudimos comer también crepes en puestos callejeros, acompañados por sidra local, y otro día fuimos a un peruano que nos salvó la noche porque íbamos a cenar tarde y claro, allí no se puede, también fuimos a un marroquí y bueno, Ginebra está lleno de sitios internacionales.

El último día cerca del camping sólo tomamos una ensalada, que no era nada digna de mención pero que nos llamaba la atención porque hacían lo mismo que en Francia, aliñar con salsas de bote.

Del tema cervecero, in situ no probamos muchísimo, aunque nos acopiamos de unas cuantas cervezas para casa. Una ya la hemos probado, la Calvinus (de Ginebra), una de trigo que no es nada del otro mundo. Otra es la BFM que ya probaremos. Y uno de los días, en el pueblo de Chateau d’Oex fuimos a la Brasserie de l’Ours (por recomendación de nuestro gran camarada Albareto), lugar donde hacen su propia cerveza y que venden en su hotel y su taberna, yo me tomé esta Brune que me gustó mucho, lástima que no vendían embotellada

Y esto fue Suiza!

Ah, olvidaba comentar una cosa curiosa, el vino de la casa en Francia o Suiza lo pides ¡por decilitros!

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: