¡Qué nunca falte el pepino!

En mi familia paterna, si aparece a colación la palabra “pepino” siempre se dirá “En la ensalada del colegio femenino, que nunca falte el pepino”. Esto es por una frase de mi tío Eduardo, el cuál además siempre añade “Caray con el mayordomo, ¡qué largo tiene el maromo!”, lo que vienen a ser títulos de pelis porno de sus tiempos. Esto es así irremediablemente, como salga la palabra “pepino” se dice todo esto. Mi tío dice muchas animaladas en castellano y en valenciano ni te cuento.

El caso es que el pepino, cucumis sativus (que lo he mirado en la wikipedia) es un alimento que hay que reivindicar. Porque es un alimento que siempre tiene la coletilla de “es que a mí me repite” . Por ejemplo “no le ponga pepino al gazpacho, es que a mí me repite”. Con lo inocente y suave que es un pepino. Esta última frase, ahora que la veo, tiene una doble lectura perniciosa. Es igual.

Total, que reivindico el pepino desde aquí hacia la humanidad. Esas ensaladas con vinagre de arroz japonés, algas y pepino, de lo más simple y rico que puede haber.

O esta cosa que conocimos en Rusia y que es de lo más llevadero que hay para una cena ligerita. Necesitaremos:

– Dos pepinos

– Vinagre de Jerez

– Azúcar

– Eneldo

– Crema agria

Los tres primeros ingredientes presupongo que todo ser humano debe tenerlos constantemente en casa. El Eneldo, si es fresco mejor, en los Mercados se puede encontrar. En el Mercado de La Guindalera hay un puesto en el que tienen muchísimas hierbas frescas. Si no lo hay, se usa de bote de especias. La crema agria, un alimento super utilizado en los países occidentales y que aquí no se encuentra tan fácilmente. En La Guindalera no lo tienen en ningún supermercado, hay que ir a la Mantequería Alemana , en la calle Padilla 88, o bien a tiendas de productos de Europa del Este.

El tema: Por un lado cortamos el pepino, después de haberlo pelado, en rodajas muy finas.

Por otro lado en un cuenco echamos dos cucharadas o tres de crema agria (en ruso se llama smetana, por si vais a las tiendas de productos del Este, en alemán sauernosequé, por si vais a la mantequería), dos cucharadas de azucar, un chorro de vinagre y espolvoreamos eneldo. Con esto tenemos la salsa.

Luego lo mezclas con el pepino cortado:

Y todo esto os lo digo gratis, qué pasote chaval.

Anuncios
Etiquetado , , ,

5 pensamientos en “¡Qué nunca falte el pepino!

  1. Lupuloadicto dice:

    Pues si que tiene pinta de resultona la receta… Ñam, ñam…

  2. Ido dice:

    Fácil fácil! jeje! Aquí la crema agria sí que la venden en cualquier supermercado y la llaman Sour Cream, como en inglés. Pues mira que a mí el pepino… ajajaja! Pero bueno, he de decir, que como aquí casi todas las verduras-hortalizas-frutas tienen menos sabor, pues el pepino sabe más suave y me gusta más. Es lo que hay, 🙂
    Un besote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: