La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Abkhazia. Ajachapa

Venga, vamos a hacer un listado alfabético de tierras del planeta y a hacer una receta de cada sitio, para divertirnos. Suena relativamente fácil, hasta que ves que el alfabeto es invencible y lo primero que encuentras es Abkhazia. ¿Qué sabemos de este país? Bueno, pues es un territorio, teóricamente perteneciente a Georgia, en el que viven unos señores, los abkhazios, que se han declarado independientes. Cosa muy interesante si no fuese porque a Georgia esto no le hace demasiada gracia. Ay… el fascinante Cáucaso. Este estado es reconocido por Rusia, Nicaragua, Venezuela y Nauru (uno no pensaba que Nauru se metería en estos fregados) y también por Transnitria y Osetia, otros lugares que también tienen tela.

Poco más puedo decir de este país, del que alguna vez había escuchado algo y en el que nunca me había metido a fondo a investigar. La verdad es que no están para mucha fiesta en este país, con Georgia no hay muy buen rollo y hay un conflicto que lleva durando un tiempo.

Me las prometía yo muy felices diciendo que “en estos tiempos, teniendo google, uno encuentra lo que quiera”. Así que me puse a buscar gastronomía de Abkhazia, intentando encontrar algo. Encontré una web en la que hablaban genéricamente de la comida de este territorio, pero no daban receta ninguna, sólo cosas del tipo “se come mucho pollo” y demás. Hablaban de una salsa llamada adjika, que es predominante, y una ensalada que llevaba ortigas. “¡Ortigas!, puede molar” pensé para mis adentros. Las ortigas, esas hierbas que siempre están por todas partes jodiendo, uno no pensaría que se comen, y sin embargo se comen. Se supone que en cualquier campo las encuentras, pero yo ¡no las encontraba! Me dijeron que las había en conserva, hasta que vi que los que la conservan no me hacían ni puñetero caso y no las podía conseguir. Así que esta ensalada era un callejón sin salida.

¿Cómo seguir? ¿Sería posible fracar en el primer intento? Desde luego, si me vencía Abkhazia sería como ya nacer mal con esta historia. Así que por medio de un chivatazo encontré un recetario abkhazio… ¡en ruso! ¡Marcianitis total! Así que lo metí en el google translate. Os podréis imaginar lo que pasa en estos casos, traducciones a pelo sin pies ni cabeza. Al final hubo un par en las que más o menos parecía tener todo coherencia, así que me dije “vamos a por una y que sea lo que tenga que ser”. Lógicamente, cosas que no he visto en mi vida, con una traducción del google translate, puede que estemos hablando de un resultado final que no se parezca a nada que haya comido anteriormente el ser humano. Pero bueno, vamos con la receta escogida.

AJACHAPA (revuelto de nueces y castañas con salsa adjika)


Ingredientes:

1/2 kg de castañas

250 gr de nueces

Sal

Adjika

Elaboración:


Es fácil y cansino de hacer al mismo tiempo. Se meten las castañas en una olla y se ponen a hervir 20 minutos. Mientras se hierven, se van pelando las nueces una por una y se reservan en un cuenco. Pasados los 20 minutos sacamos las castañas del fuego (“¡siempre te saco las castañas del fuego!”) y dejamos que se enfríen. Para hacer esto un chorrito de agua fría no va nada mal. Se van pelando una por una, lo que es un rollo bastante serio y lo metemos en la batidora o en una picadora, añadiendo sal, un chorro de aceite de oliva y varias cucharadas de adjika, que es una salsa de pimientos rusa y que viene a ser lo que le da sabor a todo este tinglado (hablaremos de la adjika más adelante). Le das al botón de triturar y ahí tienes, ajachapa. Lo suyo es hacerlo por partes, el tema de picar, porque de lo contrario las cuchillas no dan abasto. Así queda:

Es un plato simple y curioso, totalmente desconocido (quien sabe si esto que he hecho tiene algo que ver con la ajachapa real) pienso que como cosa para picar o como guarnición puede dar buen resultado. Como plato único puede ser cansino.

¿Y para beber?

Para acompañar este plato, puede parecer una obviedad pero iría perfectamente una cerveza con castañas. Lo que pasa es que a Castilla no ha llegado nada similar y por inaccesible vamos a tener que buscar otras alternativas. Aun así, decir que en Italia se hacen algunas así, también en Francia y en Estados Unidos.

Una Bock como la infame Einbecker (una larga historia, en realidad no es tan infame, de hecho es bastante buena) podría funcionar muy bien con el sabor predominante de las castañas. Creo que va muy bien el sabor a malta y un poco acaramelado que tiene este estilo, además de ser contundente, puede hacer buena mezcla

Conseguir los ingredientes:

Las nueces y las castañas, pues es cuestión de temporada. Para las castañas utilizamos las últimas de navidades, que las tenían por ahí en casa de mi suegra y no las usaban así que la Reina las expropió antes de que se pusiesen malas. Se pueden conseguir en cualquier mercado. Las nueces las compré en el Mercado de La Guindalera, que es el que me pilla más a mano, aunque no el más surtido (entre los más surtidos, el que me pilla más a mano es el de Ventas)

La adjika, ¡ah, la adjika! Es una salsa de pimientos, que tal vez podría haber hecho yo mismo pero que visto que nada se iba a parecer a nada posiblemente relacionado con el plato, por lo menos que la salsa fuese auténtica. Por eso me fui a comprarla a Mist, que es una tienda rusa en la calle Méndez Alvaro de Madrid (creo que número 6). La dependienta amablemente me dijo la marca que ella consideraba la mejor, que es la del bote que se ve en las fotos. Además de en la calle Méndez Álvaro, en la calle Rafael de Riego, muy cercana, hay otro par de tiendas de productos rusos donde se puede encontrar esto. La salsa esta me ha parecido un gran descubrimiento, porque si quieres poner sabor a pimiento a algún plato que hagas, le plantas una cucharada de esto. Lo descubrimos porque nos pusimos a hacer pisto y no teníamos pimiento, así que le pusimos adjika y nos dio muy buen resultado.

Próxima estación: Abruzzo (Italia)

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

7 pensamientos en “La vuelta al mundo en cuchucientas recetas: Abkhazia. Ajachapa

  1. Ido dice:

    Abkhazia, lo busque ayer en el mapa y vi que a su alrededor las fronteras eran confusas así que supuse que era un país no reconocido, o en guerra o algo así.
    Curiosa receta. Y resulta que no muy lejos de casa hay una tienda de productos rusos a la que nunca he entrado, así que habrá que buscar este sustituto pimentil, jeje!
    Un besote

  2. Mariola dice:

    Receta muy curiosa, y me encanta la iniciativa, te seguiré, te seguiré… a ver que pasa.
    No se si me atrevo a hacer esta receta pero bueno.
    Un beso

  3. Albareto dice:

    Siento gran curiosidad por ver que receta pones de Transnistria 😀

  4. ira dice:

    ABKHAZIA tiene muchísimas mas comidas a parte de esta salsa adjika, te recomiendo probarlas y te chuparas los dedos te lo aseguro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: