Patatas a la Riojana

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 10 de Febrero de 2010

Aprovechando que las temperaturas vuelven a bajar, voy a dar una receta para todos aquellos que están siempre con eso de “yo no se ni freír un huevo” y están todo el día comiendo a base de pizzas congeladas y demás historias.

La receta que os doy es un clásico de nuestra tierra, las Patatas a la Riojana. Los requisitos son los siguientes: saber cortar con un cuchillo, saber mover una cuchara de madera, saber echar agua en una olla y saber mirar el reloj. No os quejaréis.

Los ingredientes son variables porque las Patatas a la Riojana son de esas cosas que en cada casa se hacen de una manera, a no ser que haya una ortodoxia riojana sobre el tema, en cuyo caso que alguien me la diga y esa será la pauta a seguir. De momento indico mis ingredientes para cuatro: patatas (1kg), cebolla (1), ajo (3 dientes), pimiento rojo (1), chorizo (2), pimentón (1 cucharada), sal (al gusto), laurel (1 hoja), guindilla (1), agua (en Madrid del grifo, claro).

Se cubre la base de la olla de aceite (de oliva o no respiro) y se sofríe (a fuego lento; sofreír es siempre a fuego lento, mientras que rehogar es a fuego fuerte removiendo mucho) la cebolla, el ajo y el pimiento, todo picado. Hay quien a este sofrito le mete puerros, pimiento verde, quien no le mete cebolla… no se cuál es la manera auténtica, así que digo esa por decir una. Cortas los chorizos por la mitad. Ahora viene lo más difícil, atención. Se echa una cucharada de pimentón y nada más echarla se remueve todo un rato para que el pimentón no se queme, lo cuál sería fatal porque deja un regusto terrorífico. Cuando ya ves que no ves el pimentón porque se ha fusionado con todo su entorno en un interesante proceso dialéctico sin igual, echas el chorizo y sigues removiendo. Recuerda, deja el fuego lento. Metes la guindilla y sigues dándole. Después pelas las patatas y las vas cortando a la buena de Dios, sobre la olla, que salgan los trozos como salgan, que queda más bonito. Vas cortando trozos, removiendo, cortando, removiendo, hasta que has metido todas las patatas dentro. Cuando ya está todo esto hecho, echas agua hasta cubrir (no te pases porque no debe quedar demasiado líquido) y echas el laurel y la sal, y esperas hasta que las patatas estén hechas. Esto puede llevar 30-45 minutos, pero no es exacto, así que ve pinchando de tanto en tanto.

Esto te proporciona energía infinita para el día, te da calor en pleno invierno, te da felicidad por tomar un guiso de cuchara hecho por ti mismo y además está rico y podrás fardar de que además de esa pizza congelada puedes hacer ¡un guiso! Y de ahí a conquistar el mundo no hay nada.

(he encontrado esta imagen en este blog http://blogs.lasprovincias.es/blogalhorno/posts porque a las que hice la semana pasada olvidé sacarles una foto)

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: