Gallinejas

Publicado originalmente en Rebeldes en la Estrella de la Muerte, 18 de Mayo de 2009

Vamos a hacer un paréntesis en la situación crítica del Estado de Derecho español para hablar de cultura popular, que también tiene su importancia.

El pasado viernes tuve un día castizo a tope en la pradera de San Isidro, con parpusa incluida. Aunque es una pradera que está a rebosar, es bastante triste que en Madrid no tenemos unas fiestas como debe ser. Quizá es porque la ciudad es tan grande que es imposible, aunque unas fiestas a nivel de barrio podrían suplir la carencia, si el botarate diese su permiso. Suerte que a veces algunos valientes se animan a montar la fiesta por su cuenta, me congratulo de haber colaborado en esto alguna que otra vez.

El caso es que Madrid se va haciendo una ciudad que poco a poco pierde su carácter. Entre los modernitos progres y los peperos que meten el traje de sevillanas hasta en la sopa, dejamos de ser Madrid para ser una castaña.

A mi me va el tema chulapo en parte por esto. Un compi sostiene, con su parte de razón, que el tema chulapo es una imposición burguesa del siglo XIX. Cosa que es cierta históricamente hablando, pero que ha arraigado a nivel popular y debemos aprovecharlo. Si nos remontamos mucho hacia atrás, hasta la tortilla de patatas tiene origen burgués ¿qué no? Recordad que las patatas venían de América y al principio no todo el mundo tenía acceso a las mismas.

La pradera tiene chulapismo a saco, muchas veces recubierto de españolismo y falsa identidad madrileñista. A parte del tema chulapo, tiene otro que a mi me apasiona: las gallinejas.

¿Qué son las gallinejas? Las gallinejas no son más que tripas de cordero fritas en su propia grasa, que adoptan forma de espiral. Se toman bien calientes, no llevando más que sal. No sabría describir su sabor, aunque podríamos decir que no es especialmente fuerte. Su textura es a la vez suave y crujiente. Y vaya, que es una delicia. A muchos, al escuchar que son tripas, les dará el yuyu. Luego comemos kebabs y hamburguesas (a mi me gustan las dos cosas, lo digo por adelantado) que nadie sabe ni lo que llevan.

El tema es que las gallinejas, que son una delicia típica madrileña, forman parte de nuestra cultura y ahí van quedando, cada vez más olvidadas, como algo que sólo se toma en San Isidro y en pocos lugares más. Uno de estos es, por cierto, la famosa freiduría de gallinejas de Embajadores, que está en la calle de Embajadores 84. Lavapiés, Arganzuela y Carabanchel son, por cierto, los feudos tradicionales de las gallinejas. Antiguamente había locales llamados “Freidurías” en los que servían Gallinejas y nada más que eso.

Desde estas páginas de gourmet de taberna de barrio, llamo a nuestros hosteleros a que se tiren el rollo y empiecen a difundir un poco más las gallinejas. Sus clientes lo agradecerán.

Más información:

Comerse el mundo

Gallinejas en la Madridpedia

Gallinejas en la Wikipedia

Por cierto, si alguien sabe acerca de más lugares donde haya Gallinejas, que me lo haga saber por cualquier medio para darle difusión

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: