Tag Archives: Valdepeñas

Tiznao

Esto de la foto es Tiznao, un plato típico de la gastronomía castellana, concretamente de la comarca de La Mancha.

Lo tomamos en el “Hostal Valdepeñas”, en la Avenida del Vino del pueblo del mismo nombre, donde fuimos bajo recomendación de un camarada de mil batallas, del mismo nombre también, “El Valdepeñas”.

Además de visitar el lugar de origen de un Compañero tan legendario, pudimos probar este plato. Por lo que he investigado, el Tiznao en Valdepeñas no es igual que en el resto de la zona, así que pudimos probar un genuíno Tiznao muy local.

Básicamente hay tomate, bacalao, ajos, cebolleta, aceite de oliva y sal.
Parece ser que puede tomarse frío o caliente. Nosotros lo tomamos frío.

Etiquetado , , , ,

Tabernas: “El Frascas” (Vinos Sagasta)

Publicado originalmente en Guaschibo, 4 de Enero de 2006

Vinos Sagasta, “El Frascas”

Calle Sagasta, 2

Metro Bilbao (L1 – L4)

Toca hablarles de uno de mis favoritos del mundo mundial, que no es otro que “El Frascas”. Así es como lo llamamos mis compinches y yo, aunque en el letrero sólo pone “Vinos” “Sagasta 2”, y un diploma relativo a otros menesteres va a nombre de “Vinos Sagasta”… sea como sea, para mi es “El Frascas”.

Se trata de un local de sabor tradicional, que lleva ni se sabe cuantos años ahí situado, en la Calle Sagasta prácticamente esquina con la Glorieta de Bilbao (al lado de la óptica). Las paredes recubiertas de azulejos, cuatro pequeñas mesas y los clásicos “Si bebes para olvidar, paga antes de empezar”…

Es un clásico de la zona que tiene su popularidad más que merecida. El apartado de bebidas es el más cañí, con frascas de Vino Valdepeñas o Vino con Limón (12 euros, dan para unos 9 ó 10 vasos…). También es de esos locales donde sirven vermouth y por supuesto las clásicas cañas.

En el apartado de comidas tiene una serie de raciones que tienen una pinta estupenda y según me han contado, también son muy sabrosas. Nunca las he pedido por lo que no les voy a vender la burra, pero visualmente son atractivas, el precio lo he visto escrito y la cantidad también, así que tienen una buena proporción.

Las tapas son sencillas pero potentes. Con una frasca ponen en torno a 10 canapés variados de salchichón, chorizo, sobrasada y queso cabrales, así que montándoselo bien uno puede cenar fácilmente sin necesidad de pedir comida extra a parte de las tapas. También surgen de vez en cuando las clásicas banderillas, cuando caen suele ser una muy buena cantidad.

El dueño es el tipo más amable que te puedes encontrar, sin duda de los más amables de la hostelería madrileña. Un hostelero de los de antes, nada sofisticado pero amable, conocedor de los gustos de sus clientes y siempre con buenos gestos.

La tradicionalidad del local es sin duda otro punto a su favor, en un Madrid que cada vez más se ve invadido por locales de “tapas de diseño”.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.